Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Empresas interesadas en construir seis nuevas centrales de generación para la Comisión Federal de Electricidad (CFE) han cuestionado la falta de capacidad de pago de los proyectos en proceso de licitación.
Se trata de una estrategia de generación propia de la CFE con capacidad de 4,438 megawatts en conjunto con una inversión estimada de 62 mil 772 millones de pesos.
Pero de acuerdo con las actas de las juntas de aclaraciones, participantes han mostrado su inquietud sobre el funcionamiento y la certidumbre del Fideicomiso Maestro de Inversión (FMI), mismo que utilizará la CFE para financiar las nuevas centrales.
Solo en uno de los procesos, el de la central González Ortega, se identificaron más de 10 cuestionamientos relacionados con la capacidad de pago para el contratista.
“Se solicita a la Comisión enviar los documentos que expliquen el funcionamiento del FMI para poder entender de qué manera se garantizarán los pagos al concursante ganador”, dice el cuestionamiento de un interesado que condiciona su permanencia a la entrega de esa información.
En respuesta, la CFE señaló que “tiene aprobada la emisión de garantías corporativas, lo que se explicará con mayor detalle previo a la fecha de presentación de ofertas”.
“¿Qué información financiera de la contratante se proporcionaría para verificar su capacidad de pago o capacidad para obtener financiamiento? ¿Cuáles serán las fuentes de pago que utilizará el contratante para efectuar los pagos a su cargo derivados del contrato?”, cuestionó otro participante.
El Fideicomiso que aprobó la Comisión el año pasado se alimentará de las utilidades de CFEnergía y de la Fibra E, que se usaba para levantar capital y financiar proyectos de transmisión exclusivamente.
Sin embargo, la calificadora Moody’s advirtió desde julio de 2020 que no era viable que CFE financiara sus proyectos sin ayuda de privados porque podría terminar impactando sus niveles de deuda y bajar su calificación crediticia.
En enero, tras la publicación del Plan de Negocios de la CFE, Morgan Stanley también advirtió que el financiamiento bajo el esquema del fideicomiso era vago y probablemente el talón de Aquiles para concretar un plan realista.
Las empresas que han mostrado interés hasta ahora son Siemens Energy, Avanzia Instalaciones, Abengoa, Grupo Construcciones Planificadas, Control y Montajes Industriales de México, Aselec Electricidad, ABB México, Elecnor México, Techint Servicios, Mitsubishi Power de México, GE Global, entre otras.