Por: Hugo Morales Lozano

Se ha romantizado tanto el comercio electrónico, que muchos negocios apuestan por este elemento, sin darse cuenta que existe toda una metodología para alcanzar ese impulso hacia el éxito. Si bien existen casos donde parece que la gente vende sin el mayor esfuerzo, habrá que analizar ciertos factores y aplicarlos en nuestro día a día.

Además de vender tus propios productos a través de una tienda en línea o marketplace, existe una técnica de ventas por internet llamada “dropshipping”, el cual consiste en convertirse en un intermediario entre empresa y clientela, compras una parte del inventario de la primera sin tenerlo en tu almacén, y pasas datos de envío a tu proveedor para que las personas reciban su respectiva compra.

Una de sus ventajas es que puedes “vender en cualquier lugar con acceso a internet”, puedes estar en una cafetería o en la calle atendiendo pedidos y mandando productos de cualquier ciudad o país a una locación específica, con un correo o mensaje de WhatsApp se arregla todo, “iniciar con poco capital” puede llegar a ser una, pero si no eres una marca posicionada o una compra segura, puedes caer en la trampa de no vender nada.

Todos los días hay personas que están iniciándose en el comercio electrónico, abriendo su propia cuenta o plataforma y todo eso requiere de esfuerzos en marketing digital, hasta el momento no hay notificaciones de Google o de otro buscador que nos avise que “‘fulanito de tal’ lanzó su tienda deportiva”, la gente llega a las marcas porque se dejan ver, se difunden y se publicitan de acuerdo a su público objetivo (ahí pueden entrar las redes sociales), y también por recomendaciones de terceros (publicidad de boca en boca).

Puede parecerte buena idea vender por internet sin tener inventario en casa o bodega propias, pero ten en cuenta que puedes encontrarte con proveedores que no sean honestos, que sus productos sean de baja calidad y/o que su logística sea pésima, haciendo que tu marca se difame por culpa de otros. Siempre hay riesgos en todos los negocios, algunos se pueden controlar y otros aprender, mi recomendación es que siempre investigues a tu suministro, cómo está calificado en reseñas y cuál es su imagen en redes sociales.

Respecto a las compras seguras, existen algunos internautas que no van a esperar a un mensaje de WhatsApp o inbox, usarán su tarjeta bancaria para comprar, siempre y cuando haya sellos de seguridad, imagen de las pasarelas de pago, y un certificado SSL que previene hackeos y robos. Si vas a vender en grupos de Facebook, sé competitivo con tus ofertas y propuestas de valor, para que te prefieran a ti y no a otras marcas en general, si al final prefieren visitarte y ver los productos físicamente, entonces esta técnica no es para ti.

Sitio web: www.molonetmx.com

Facebook, Instagram y Twitter: @molonetmx

LinkedIn: Hugo Morales Lozano

¡Participa con tu opinión!