Un par de individuos señalados como “blancos” prioritarios por las autoridades, debido a sus actividades ilícitas principalmente por la venta y distribución de drogas, fueron capturados por policías preventivos de Tepezalá y policías estatales tras ser sorprendidos con más de medio kilo de marihuana, así como varios envoltorios con metanfetamina, una báscula gramera y una pistola tipo escuadra.
Los sospechosos identificados como Carlos Alejandro, de 25 años y Merry Oziel, de 23 años, viajaban a bordo de una motocicleta robada. Ambos fueron trasladados a la Fiscalía General del Estado, donde quedaron a disposición del agente del Ministerio Público de la Unidad de Combate al Narcomenudeo.
Fue mediante trabajos de inteligencia y análisis de la información obtenida de varias personas que habían sido detenidas previamente en posesión de droga, que se logró identificar a dos personas del sexo masculino, que se dedicaban a la venta y distribución de narcóticos en los municipios de Asientos, Tepezalá y Rincón de Romos.
Durante los trabajos de campo, también se descubrió que ambos individuos se dedicaban a cometer robos en varios poblados de Tepezalá, por lo que se reforzó la vigilancia para lograr su captura.
Fue el pasado jueves a las 20:10 horas, cuando policías preventivos de Tepezalá y policías estatales finalmente lograron ubicarlos en el poblado de San Antonio, cuando se desplazaban a bordo de una motocicleta marca Veloci, color negro y sin placa de circulación.
Aunque los sospechosos trataron de escapar, luego de una breve persecución policiaca fueron interceptados y detenidos a la altura de la calle Río Bravo y esquina con la calle Álamo.
Al momento que Carlos Alejandro y Merry Oziel fueron sometidos a una revisión, les encontraron en su poder una bolsa con 641 gramos de marihuana; un envoltorio con 17 gramos de metanfetamina; una báscula gramera y una pistola tipo escuadra calibre 9 mm.
Asimismo, se estableció que la motocicleta que tripulaban, contaba con reporte de robo vigente.