La Fiscalía General del Estado investiga la muerte de un bebé de unos 3 meses de nacido, cuyo cadáver fue localizado dentro de una carriola, en una vivienda ubicada en el fraccionamiento IV Centenario.
El pequeñito ya tenía más de 24 horas de fallecido y aunque a simple vista no se le encontraron rastros de violencia en su cuerpo, se presume que murió a consecuencia de una desnutrición, ante el descuido de su mamá.
Cabe destacar que la mujer y un hombre que la acompañaba fueron detenidos por los policías preventivos del Destacamento “Morelos”, ya que se encontraban completamente intoxicados, además de que se les encontraron unos envoltorios de metanfetamina en su poder.
Fue el lunes a las 14:43 horas, cuando en el C-4 Municipal se recibió un reporte donde se solicitaba la presencia de los policías preventivos, en una vivienda ubicada en avenida Paseo de la Cruz, a la altura del fraccionamiento IV Centenario.
Lo anterior, debido a que en ese lugar se encontraba un bebé que ya tenía varias horas de muerto y que su mamá se encontraba al parecer drogada.
Cuando arribaron los policías preventivos y la ambulancia UE-12 de la Coordinación Municipal de Protección Civil confirmaron el reporte. Dentro de una carriola, ubicaron el cadáver de un bebé de 3 meses, el cual ya tenía más de 28 horas de haber fallecido.
Aunque no se le encontraron signos de violencia en su cuerpo, se detectó que presentaba un avanzado estado de desnutrición, lo que posiblemente pudo ser la causa de su muerte.
Cabe destacar que los oficiales de la SSPM procedieron a detener a la mamá del niño, una mujer de 25 años que se encontraba completamente drogada, así como un hombre identificado como Juan Manuel, de 49 años. Ambos tenían en su poder varios envoltorios con “cristal”.
Una mujer identificada como Dania, de 45 años, dijo ser amiga de la mamá del niño y señaló que al acudir a visitarla a su domicilio, la encontró drogándose con Juan Manuel, percatándose que junto a ella estaba una carriola donde aparentemente dormía el bebé.
Agregó que al momento que decidió cargar al niño para llevarlo a otra parte, se dio cuenta de que ya estaba muerto e incluso ya comenzaba a mostrar signos de descomposición, por lo que decidió llamar a los servicios de emergencias.
A fin de realizar las investigaciones correspondientes, acudieron al lugar de los hechos los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.