En política cualquier cosa puede suceder, por lo que todo el que anda en estos andurriales debe estar preparado para el gozo y el desengaño. Lo que es seguro se cae en cualquier momento y algo inesperado resulta favorable. Así es la vida del que se dedica a este ejercicio, que algunos consideran como una carrera, otros un oficio y los más el de las oportunidades que se deben atrapar al vuelo.

El que no sea perseverante que ni se meta y tampoco aquel que no esté dispuesto a comer sapos cuando las cosas no salen como esperaba, por ello sólo llega el que se traza una serie de propósitos y que pese a uno que otro traspié arriba a la meta.

En este andén de ilusiones anda la alcaldesa María Teresa Jiménez Esquivel, que en una  entrevista para este Diario destacó la labor que desempeña al frente de la comuna, y aunque fue cuidadosa a la hora de responder, al abordar el tema de la sucesión dejó traslucir su deseo de convertirse en la próxima gobernadora de Aguascalientes.

De lograrlo sería la primera vez que en menos de un año que después de que concluya su labor en el Ayuntamiento pase al palacio de junto. Otros alcaldes han alcanzado la máxima posición del estado pero después de un lapso, que fue el caso del ingeniero Luis Ortega Douglas, el doctor Francisco Guel Jiménez y el ingeniero Luis Armando Reynoso Femat, por citar los de la época contemporánea.

De la entrevista con la reportera Cecilia de Santos Velasco, la presidenta municipal afirmó que los ciudadanos serán quienes decidan si es la persona idónea para asumir el Poder Ejecutivo, en  base a lo que hizo en los cinco años que estuvo en el puesto, porque “yo creo que la gente debe evaluarnos todos los días y asegurarse que seamos servidores públicos de corazón”.

Esto que cita Jiménez Esquivel sería lo ideal, lo práctico, lo justo, que efectivamente el pueblo sea quien elija a la o el candidato, pero bien lo sabe que en la práctica no es así y menos en el Partido Acción Nacional, en donde este tipo de decisiones se toman en el Comité Ejecutivo Nacional, por lo que depende de las conexiones que tenga y que influyan a la hora de la verdad.

Por ello tiene que hacer un doble esfuerzo, por una parte continuar al mismo ritmo en el gobierno de la ciudad y por otra estar cerca de la dirigencia nacional, del comité de elecciones y de cuanto admirador tenga ascendiente en la toma de decisiones.

No hacerlo o dejar todo al azar sería un error, porque, ciertamente, en el medio donde se desenvuelve la alcaldesa, el que  aguarda le puede pasar lo que a la mujer de Lot. Incuestionablemente, no se le va a enseñar el ave maría a quien anda con el rosario en la mano.

En la misma charla para El Heraldo, también mencionó que ya firmó para que se vaya Veolia, lo que de botepronto es la respuesta que mucha gente espera, porque sin duda la concesionaria de aguas ha dejado mucho que desear, sólo que hay un pero, el contrato que la firma francesa tiene con el Consejo del Agua concluye en 18 meses – según dijo María Teresa Jiménez -, y para entonces ya habrá otro titular en el municipio, por lo que el nuevo presidente o presidenta determinará si se queda o sea va, de cualquier manera le sirve a ella para demostrar firmeza de carácter.

Además de asegurar que con la nueva tecnología en el servicio de alumbrado hay un ahorro financiero considerable, también aseveró que antes de que termine este año se pondrá la primera piedra del Centro de Revalorización de Desechos Sólidos Urbanos, por lo que confía contar con la autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. La intención es la separación y reciclaje del plástico, PEP y que la materia orgánica sea transformada en energía eléctrica.

TAXISTAS EN PROBLEMAS

La acusación que hizo pública un ciudadano, que dijo, fue golpeado por varios taxistas al negarse a pagar una exageración por el servicio que recibió, pone en un problema a los dirigentes de las agrupaciones que han tratado de dignificar al gremio.

Los dirigentes no piden, sino exigen a las autoridades que dejen de hostigarlos, que se acabe el acoso de que son objeto por agentes de vialidad, policías y hoy hasta por los hijos de la sanidad, que en el ejercicio de sus atribuciones formulan multas y en algunas ocasiones ordenan la retención  de la licencia al considerar que cometieron una falta “grave”.

Esta lucha se ve empañada por la actitud que asumen algunos choferes, que han impuesto “tarifa de madrugada”, por lo que no utilizan el taxímetro sino que actúan a la antigüita, esto es, obligan al usuario a aceptar un acuerdo sobre el cobro, pero una vez que llega a su destino indican un pago mayor, aprovechándose más cuando el cliente está alcoholizado.

La persona que habló el lunes pasado a un programa vespertino de radio, para denunciar el atropello de que fue objeto, aseguró que ya puso la denuncia ante la Fiscalía General del Estado para que se encargue de indagar cómo se desarrollaron los hechos, y en su caso se castigue a los responsables. Explicó que el cobro que en otras ocasiones ha pagado en el traslado del antro a su domicilio ha sido de 60 pesos, pero esta vez el taxista le exigió 250 pesos, lo que se negó a pagar y esto motivó que en el mismo vehículo el operador lo llevara a una base de taxis del fraccionamiento Ojocaliente, en donde recibió una golpiza por varias personas, que además lo despojaron de 700 pesos y tarjetas de crédito y que luego utilizaron para la compra de diversos artículos para totalizar la cantidad de diez mil pesos.

Existe el número económico del taxi y las cámaras externas de video del antro grabaron el momento que lo abordó, además de los golpes que en diversas partes del cuerpo tenía y que le fueron atendidos en una clínica del Seguro Social, al igual de las compras que hicieron con las tarjetas de crédito.

De llegar a acreditar la Fiscalía que los hechos sucedieron tal como los narra la presunta víctima, podría fincar responsabilidades a los autores y dejaría en un dilema al propietario del vehículo, que deberá demostrar que es ajeno a lo que hizo el chofer.

En las últimas semanas las mutualidades de taxistas han sido reiterativas en la demanda que se acabe la “tolerancia cero” que han impuesto las autoridades, pues consideran que desde marzo pasado en que comenzó la pandemia ha sido un tiempo sumamente difícil, toda vez que su ingreso ha disminuido considerablemente, por lo que piden que se frenen las multas económicas que se hacen hacia los operadores por levantar pasaje en paraderos de los autobuses urbanos, o les prohíben que trabajen en el Centro Comercial Agropecuario y en las inmediaciones de los centros comerciales, hospitales y otros lugares de afluencia masiva.

Es una lucha que encuentra simpatía entre los ciudadanos, al considerar que lo único que hacen los trabajadores del volante es acercarse a los lugares donde pueden levantar pasaje, además que es ahí en que los usuarios necesitan de sus servicios.

Para lograr que fructifiquen las demandas que presentan deben hacer una “limpia” y echar a quienes están ahí para otros fines, como ha ocurrido con los que recientemente detuvieron por dedicarse a vender droga.

ESTO SÍ ES ASEDIO

Los guardianes revolucionarios de la salud traen en jaque a comerciantes, prestadores de servicios, restauranteros, cantineros, etc., que con unos cuantos días o semanas de haber reanudado labores, luego de tres meses de haberlos obligado a cerrar por motivo de la pandemia, les clausuran el negocio “por incumplir las medidas de sanidad”. Hasta finales de julio habían suspendido a 135 establecimientos y ahora, para reabrirlos, tienen que pagar una multa y cumplir al 100% lo que el octavo les exige. Lo que no entienden o se hacen es que la mayoría empeñaron hasta la camisa para reactivar y sin siquiera haber obtenido algún margen de utilidad nuevamente están suspendidos. Hace falta una fuerte porción de sensibilidad, para que en lugar de ordenar el cierre se concreten a una llamada de atención, pero no llegar a esos extremos.