En conjunto con la Fiscalía General del Estado, la Guardia Sanitaria clausuró dos bares este fin de semana. El operativo se accionó en el sur de la ciudad, donde se colocaron los temidos sellos en las puertas de los establecimientos “por no aplicar el respectivo protocolo para la disminución de la transmisión del coronavirus”, según lo reportado por las propias autoridades de salud estatal. Con ello, “se dará inicio al proceso administrativo para evaluar la sanción económica a la que se harán acreedores y que pudiera alcanzar hasta las 500 UMAS”, según lo dado a conocer por el titular de Regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez.