Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores continuamos con esta serie de entregas referente al marco conceptual de lo que debe considerarse como Derecho Humano al agua y lo que no se debe. He advertido que hay otros aspectos que deben considerarse en el marco legal que está por diseñarse. Hace unas semanas hablamos de la autoridad en su conformación no aún en sus atribuciones lo cual haré más adelante, en estas últimas semanas abordé la perspectiva del concepto y ahora una panorámica de lo que debe ser la ley, lo cual desglosaré en próximas entregas.

Partiré la columna de esta semana con los rubros que deben plantearse, hago la advertencia que no son los únicos, pero sí son algunos que vienen a mi mente, los otros indudablemente pueden ser formulados por el lector y los propios usuarios del agua.

Vamos a las recomendaciones que debe contemplar el marco legal:

  1. Debe establecerse un esquema de regulación de los servicios que atienda la obligación de continuidad, calidad del agua y calidad de los servicios, garantizando la sustentabilidad de los mismos.
  2. Debe considerarse el apoyo a los operadores urbanos, para fortalecer su sostenibilidad, el poder tener el manejo del agua en su territorio para comercio, industria y servicios, sin la competencia desleal de pozos privados o servicios clandestinos de pipas, solapados por la autoridad del agua.
  3. Incluir la concepción de una política nacional de agua potable y saneamiento, dejando en claro los papeles de los actores, sin dejarlos a la buena voluntad de las autoridades, sino señalando responsabilidades y alternativas. Bajo un régimen de competencias tal como lo establece la propia Constitución.
  4. Considerar y establecer el cambio de política nacional de programas y subsidios encaminados a privilegiar el servicio y no solo el tendido de tuberías para cubrir estadísticas, pues la simulación llega al grado de que éstas no llevan agua o la lleven ocasionalmente sin ser potable, en sí destacar y elevar el nivel de la prestación del servicio hacia altos estándares.
  5. Modificar el esquema de autorización de tarifas, designando un regulador profesional, con autoridad y apoyo suficientes y un sistema de información ad hoc que incluya entre otros aspectos una contabilidad de costos, así como darle todo el soporte normativo, pues sólo con ello se puede brindar la herramienta a los municipios u organismos operadores para volver sostenible al servicio.
  6. Obligar a buscar y establecer economías de escala mediante la agrupación de municipios y poblaciones para la prestación de los servicios, lo anterior, porque la realidad ha demostrado que por su cuenta nunca serán sostenibles ni tendrán capacidad de buenos servicios.
  7. Indicar y establecer obligaciones a los estados para institucionalizar la regulación y por dicho conducto crear apoyos expresos a los servicios rurales, exigiendo y recompensado por los avances y profesionalización de los servicios, en última instancia el beneficiario es el usuario, a su vez el recurso agua sería preservado, para cerrar tendríamos organismos operadores cada vez más sólidos.
  8. Desde hace más de una década en esta columna he insistido en la necesidad de implementar un sistema de información del subsector, (nota: no se confunda con un software, lo debe haber, pero un sistema o subsistema del agua como lo he llamado va encaminado a la conformación de una política de generación de información y su uso, en donde el software es una herramienta muy valiosa sí, pero sólo sería uno de los componentes) obligando por ley al rendimiento de la información de los operadores al regulador y se le dota de autoridad para actuar.
  9. Se debe diseñar el mapa lo más correcto posible, porque en el ámbito hídrico la esfera que comprenden el llamado “derecho humano al agua”, es tan sólo un rubro, por lo que debe establecerse su ubicación conviviendo con la política de cuencas, infraestructura, ambiente, desarrollo económico, recuerden que el agua debe ser vista desde la transversalidad. Pero es relevante, no perder la cabeza considerando como lo más importante el suministro a los humanos, hacerlo es continuar con la visión antropocéntrica que no nos ha llevado a buen destino, sólo mirémonos en el espejo y nos daremos cuenta de que no ha sido el camino correcto.
  10. Este marco legal debe institucionalizar las acciones, blindar de los caprichos gubernamentales de cada sexenio que sólo han abonado al retroceso y destrucción de los avances, ha importado más la egolatría del gobernante en turno, en los ámbitos federal, estatal y municipal, la ignorancia del sector ha sido más fructífera que el conocimiento y profesionalismo. Nos vemos la próxima semana, no olviden la importancia de emprender políticas y acciones que permitan que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.
Comentarios: saalflo@yahoo.com

¡Participa con tu opinión!