Si bien es cierto que la NFL es uno de los deportes con mayor probabilidad de lesión y que suele tener lastimados en cada partido hacía mucho tiempo que no había tantos jugadores lesionados en un mismo día, lo peor de todo con lesiones graves y siendo fundamentales para sus equipos. Con las peores noticias estuvieron los Giants que de por sí tienen un equipo sin tanto poder y ahora perdieron para toda la temporada a Saquon Barkley que tras dos golpes en la rodilla salió del partido sin apoyar la rodilla, minutos más tarde el equipo dio a conocer que lo más probable es un desgarro en los ligamentos cruzados lo que lo dejará fuera el resto de la temporada; New York perdió su encuentro ante los Bears 17-13 con 190 yardas por aire y 2 pases de anotación de Mitchell Trubisky.
Por otra parte, los 49ers se convirtieron en un auténtico hospital en su choque ante los Jets perdiendo por lo menos a cuatro jugadores protagonistas. Tanto Nick Bosa como Solomon Thomas, ambos estrellas de su línea defensiva sufrieron presumiblemente una lesión en los ligamentos cruzados terminando ambos con su campaña 2020; más tarde Jimmy Garoppolo saldría del partido por un esguince en el tobillo y para completar las terribles noticias Raheem Mostert su corredor estrella salió lesionado por molestias en la rodilla. A pesar de todos estos lesionados San Francisco logró su primera victoria de la campaña superando fácilmente 31-13 a los Jets, Garoppolo alcanzó a mandar dos pases de anotación y el ataque por tierra también tuvo dos touchdowns.
Entre otras lesiones importantes el apoyador de los Vikings Antonhy Barr salió del juego por una molestia en el hombro, el receptor de los Colts Parris Campbell abandonó por lesión en la rodilla, el corredor novato de los Rams Cam Akers sufrió un golpe en la rodilla, la estrella de Carolina Christian McCaffrey y el receptor Davante Adams de Green Bay sufrieron golpes que los sacaron de los últimos minutos de sus partidos.