El secretario de Salud, Miguel Ángel Piza Jiménez, aseveró que la nueva variante del COVID-19 (Ómicron AB5.2) es contagiosa de modo rápido y agresiva, pero no desencadena enfermedades graves, se tiene identificado que entre el 60 y 70% de los positivos corresponden a ésta.

Esta variante da síntomas a los tres días del contagio, el Ómicron original se tardaba 7 días, y se queda más a nivel de garganta, no baja a vías respiratorias, pero tiene un proceso de incubación más rápido, comentó.

El titular del ISSEA precisó que no se pueden crear vacunas para cada variante, se requiere que la sociedad se autocuide con el uso del cubrebocas, lavado de manos, sana distancia y no estar en lugares cerrados, agregó.

Asimismo, mencionó que el virus de la influenza compite ya con el coronavirus, incluso desplazándola. En el año 2020 de la pandemia el COVID dominó todo, no hubo influenza.

OTROS MALES. Respecto a la viruela del mono, comentó que se tuvo un caso sospechoso por parte de una persona que provenía de Puerto Vallarta, Jalisco, y que por fortuna se descartó. Aquí no se ha presentado, pero en el país sí se tienen casos identificados. En cuanto a la hepatitis infantil inflamatoria aguda, Miguel Ángel Piza Jiménez mencionó que también ha habido 2 o 3 casos sospechosos atendidos en el sector privado, pero ninguno corroborado.