El refugio de la Fundación Mujer Contemporánea termina el año con 63 familias resguardadas, mientras que las Casas de Transición cierran con 10 familias atendidas durante el 2021, lo cual refleja el aumento de la violencia hacia las mujeres. Así lo destacó su directora, Roxana D’Escobar López Arellano.
La activista resaltó que cierran este año con un problema creciente de la violencia hacia las mujeres cada vez más frecuente, lo cual también queda de manifiesto en el aumento que se tuvo en cuanto a los feminicidios registrados este 2021 en Aguascalientes.
ADAPTACIÓN O RESISTENCIA. La activista explicó que los cambios generacionales y culturales que se viven en los últimos 20 años también han incidido en la forma en la que las mujeres padecen violencia. Las mujeres trabajan y salen más, entienden que también ellas tienen derechos y que pueden pensar en sí mismas y no pensar toda la vida en terceros o dedicarse a ellos.
Esto, explicó D’Escobar, conlleva una serie de inconformidades por parte de los varones acostumbrados a ser los “reyes del hogar” y controlar a sus parejas. Si bien algunos hombres han entendido estos cambios sociales y son más colaborativos con sus compañeras, no todos lo asimilan de la misma manera. De ahí que algunos sigan perpetuando el control violento de las mujeres, tanto físico como emocional.

La Fundación Mujer Contemporánea cuenta con tres programas bien consolidados:
• Centro de Atención Externa
• Refugio
• Casas de Transición. Para quienes salieron del anterior y no tienen a dónde ir. Pueden permanecer en ellas tres meses. Este año, hospedaron a 10 familias.

“La emocional es devastadora y la física, no se diga, hasta llegar a la muerte. Mientras, la violencia emocional está vinculada con la ideación suicida y los intentos de suicidios…”Roxana D’Escobar, defensora de mujeres violentadas

¡Participa con tu opinión!