Salvador Rodríguez López

Una regla no escrita establece que quienes crean las leyes, en este caso congresos y cabildos, lo hacen con la idea de que sean lo menos entendibles por los mortales y que a la hora de su aplicación tengan que recurrir a versados, pero si logran superar esta barrera todavía queda la interpretación que le quiera dar la autoridad en la materia para que dé su autorización.
Es el camino tortuoso que han tenido que seguir los interesados en que se revoque – mediante plebiscito – la concesión del agua potable, para que el lugar que ocupa actualmente Veolia lo retome el Ayuntamiento de Aguascalientes.
El pasado 20 de agosto. representantes del grupo denominado Ciudadanos Unidos por el Agua entregaron ante el Instituto Estatal Electoral (IEE) 9,000 firmas de ciudadanos que respaldan la petición, en estricto apego a lo que dispone la Ley de Participación Ciudadana, que en su articulo 12 establece que para este caso, el plebiscito puede ser solicitado por el 1% de los ciudadanos inscritos en el padrón municipal correspondiente cuando sea mayor de cien mil uno electores.
El escrito contiene los nombres, firmas y claves de elector de la credencial de los promotores del plebiscito, un domicilio para oír y recibir notificaciones y señala el acto de gobierno que se pretende someter a la consideración de la sociedad, además la exposición de motivos por las cuales el hecho debe ser evaluado por la propia colectividad.
Hasta ahí lo concerniente a lo que ordena la Ley, ahora viene la segunda parte, esta sí más ondulada, porque se trata de interpretar si procede o no el plebiscito al quedar a juicio del Instituto Electoral, que con el voto de cuando menos dos terceras partes de los integrantes del Consejo General, determinarán si es trascendental para el interés público o el orden social. El Instituto tiene un plazo de 15 días hábiles para avalar en lo general la solicitud, proponer adecuaciones y que en diez días se subsane lo relativo a la petición, o rechazarla por improcedente.
El presidente del IEE, Luis Fernando Landeros Ortiz, señaló que lo que sigue es analizar la lista de las personas que firmaron la solicitud para considerar, en primer lugar, que sean habitantes del Municipio de Aguascalientes, estén inscritos en el Padrón Electoral y que la rúbrica sea auténtica, por lo que se hace trabajo de campo con el Instituto Nacional Electoral (INE), con la finalidad de cotejar que los datos son los que aparecen en el listado correspondiente,
La exigencia de que todos los peticionarios radiquen en el municipio capitalino es porque la empresa Veolia sólo atiende en este lugar el servicio de agua potable y alcantarillado, por lo que es un asunto que compete exclusivamente a sus habitantes.
Antes de emitir el dictamen, el IEE analizará si procede la realización del plebiscito, con lo cual garantice la legalidad del acto, en función de que hay materias de excepción para este tipo de eventos como la seguridad o formas de gobierno, incluso se puede pedir la opinión al gobierno municipal y autoridades sanitarias para conocer si es posible llevarlo a cabo en virtud de la pandemia que azota al país.
Finalmente, si se concreta, tendrá lugar la votación en la que deben participar al menos 250,000 ciudadanos para que tenga validez, lo que seguramente significará un esfuerzo extraordinario del Grupo que impulsa esa iniciativa, al ser una elección atípica, que tiene como única motivación rechazar o aceptar la presencia de Veolia.

TEMPLE
En una sola palabra, disposición, se encierra todo un compendio de valores, esfuerzos, capacidades y entusiasmo por la profesión, porque vaya que los contadores públicos son unos auténticos héroes del conocimiento, de la interpretación y aplicación de las leyes fiscales.
Es una de las carreras que constantemente debe estar actualizada, porque al Supremo Gobierno (de los tres niveles) se les ocurre cambiar cada año el entramado hacendario, por lo que aquello que era vigente un mes antes ya no lo es, consecuentemente se deben hacer los cambios con la misma rapidez que se publica en los órganos oficiales o podrían enfrentar a un problema legal, junto con sus clientes.
Por ello la invitación del presidente del Colegio de Contadores de Aguascalientes (CCA), José Alfredo Franco Hernández, para que estén siempre capacitados y de esta manera evitar una sanción de la autoridad fiscal que pueda derivar en una suspensión definitiva.
Su campo de trabajo es amplio y para ello tienen que tener los conocimientos al día, pudiéndose certificar ante el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) y así ejercer alguna especialización que les permita fungir como auditores ante e SAT, el IMSS o el Infonavit, además de colaborar en la actividad fiscalizadora del Estado.
En esta entidad hay cerca de 100 contadores certificados ante el CCA, que siguen al pie de la letra las reglas, para ello cada año deben renovar sus registros, lo que incluye una capacitación de 68 horas obligatorias por parte del SAT, lo que de no cumplir habrá amonestación y si es reincidente se le suspenderá.
Además de ser una labor extenuante, a la que deben dedicar el 100% de la atención, porque un error echa a perder todo el trabajo, tienen que dedicar un tiempo a la actualización, no sólo la que exige el SAT sino a lo que dictan las modificaciones a las ordenanzas, por ejemplo ya vienen las leyes de Ingresos y Egresos de la Federación, de los estados y los municipios, con todo un rosario de cambios que deben ser conocidos, estudiados y aplicados con celeridad toda vez que entran en vigencia a partir del uno de enero.
Es una ocupación que tiene un lugar en la sociedad, en la que pueden sobresalir y hasta escalar a cargos públicos, pero el camino es largo, de una gran perseverancia, donde no se admiten fallas, como pasar por alto en las revisiones algunas partidas que deben ser analizadas, o no percatarse de operaciones simuladas que luego encontró la autoridad fiscal, o aún peor, si lo hace consciente de que es algo indebido y lo deja pasar, lo que de ocurrir los involucraría en un acto fraudulento.
En los tiempos que corren no se pueden permitir hacerle un favor a un cliente para que pague menos al fisco, porque si llega a descubrirse estará en serios problemas legales, de ahí que deben actuar con entereza y pureza, así les cueste perder al cliente, lo que es preferible a poner en riesgo su nombre, su título y su libertad.
Sin duda una batalla diaria la que libra cada uno de los contadores, que sin embargo les da satisfacciones al ser reconocidos por la sociedad.

ACTITUD AGRESTE
Con el paso de los años otros individuos son los que gobiernan pero en el fondo tienen la misma desviación mental. Cuando Vicente Fox fue Presidente tuvo la ocurrencia de mutilar el águila del Escudo Nacional, por lo que se le conoció como el “águila mocha” y así se mantuvo, pese a la flagrante violación a la Ley Sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales. Ahora es la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, la que lo imita al colocar en uno de los edificios que rodean el zócalo una águila imperial, que utilizó el presidente Benito Juárez, misma que aparece con las alas extendidas y visible fácilmente desde cualquier lugar, esto como parte de los adornos de las fiestas patrias. Ninguna autoridad puede estar por encima de la ley, que en este caso, en su artículo 2º señala. “El Escudo Nacional está constituido por un águila mexicana, con el perfil izquierdo expuesto, la parte superior de las alas en un nivel más alto que el penacho y ligeramente desplegadas en actitud de combate, con el plumaje de sustentación hacia abajo tocando la cola y las plumas de ésta en abanico natural. Posada su garra izquierda en un nopal florecido que nace en una peña que emerge de un lago, sujeta con la derecha y con el pico, su actitud de devorar, a una serpiente curvada, de modo que armonice con el conjunto. Varias pencas de nopal se ramifican a los lados. Dos ramas, una de encino al frente del águila y otra de laurel al lado opuesto, forman ambas un semicírculo inferior y se unen por medio de un listón dividido en tres franjas, que cuando se representa al Escudo Nacional en colores naturales, corresponden a los colores de la Bandera Nacional”.