José de Jesús López de Lara

La tarde del martes dos hombres fueron ejecutados a balazos en un bar ubicado en el municipio de Jesús María, por parte de unos sicarios que escaparon en motocicleta y que no lograron ser ubicados a pesar del fuerte operativo que se implementó en toda la zona metropolitana de Aguascalientes.
Los sangrientos hechos se registraron en el Bar “El Zacatecano”, que se ubica en avenida Solidaridad y calle Emiliano Zapata, en la colonia El Calvario, en el municipio de Jesús María.
Cabe destacar que junto al cadáver de una de las víctimas se localizó tirada una pistola tipo escuadra, la cual aparentemente trató de utilizar para defenderse del ataque.
Las víctimas mortales de esta agresión armada fueron identificadas como Ricardo, de 56 años y Jonathan, de 32 años.
Fue aproximadamente a las 18:43 horas del martes cuando en el número de emergencias 911 se reportó que en el mencionado bar se había registrado una balacera y había varias personas heridas.
De inmediato se trasladaron policías preventivos de Jesús María, policías estatales y agentes del Grupo Exterior “Jesús María” de la PDI, quienes al arribar encontraron afuera del bar a una persona del sexo masculino que presentaba varios impactos de bala, pero aún se encontraba vivo.
Varias mujeres señalaron que en el interior del bar había otra persona herida, por lo que al ingresar, localizaron en la planta alta a un hombre que presentaba varios impactos de bala y el cual ya había muerto.
Minutos después llegó la ambulancia ECO-336 del ISSEA, pero cuando los paramédicos se disponían a ayudar a la persona que estaba tirada en la calle, confirmaron que ya también había muerto.
De acuerdo a la versión de testigos, minutos antes llegaron dos hombres a bordo de una motocicleta y uno de ellos ingresó al bar, dirigiéndose hacia la planta alta donde tras ubicar a su víctima la atacó a balazos. El sospechoso trató de darse a la fuga, pero otro hombre que se encontraba en el bar y se percató de lo ocurrido intentó de detenerlo, pero el sicario lo abatió a balazos cuando se percató que lo seguían.
Los dos peligrosos sicarios escaparon en la motocicleta en que viajaban por la carretera estatal No. 18 que conduce al poblado de Valladolid. Aunque se implementó un fuerte despliegue policiaco, no se logró dar con su paradero.
Los policías ministeriales aseguraron un automóvil Nissan Altima, color guindo y placas de circulación de Aguascalientes, que se encontraba estacionado frente al bar y al parecer era propiedad de una de las víctimas.
Más tarde acudieron a la escena de la doble ejecución para realizar las investigaciones correspondientes, los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.