Este viernes por la mañana se jugaron en las instalaciones de Casa Club los partidos en las categorías Sub 20 y Sub 18 entre Necaxa y Bravos de Juárez. Para el partido de la Sub 29 en la primera parte, ambas escuadras estuvieron presionando de manera intensa, por lo que el medio campo se trabó y fue muy complicado lograr jugadas de gol. Los de Aguascalientes se fueron adaptando de mejor manera al ritmo de juego, tomando la posesión del balón y generando algunas llegadas claras sin tener fortuna alguna. Los de Juárez adelantaron líneas y comenzaron a tocar el arco de los locales, que, a pesar de la insistencia, resolvieron de buena manera las llegadas para mantener su marco en cero. En los minutos finales de la primera parte, las cosas se complicarían para los Rayos, tras la expulsión de Gibran Ortiz. La primera parte culminó con empate sin goles en el marcador. Para el segundo tiempo, los de Aguascalientes acomodaron líneas y a pesar de la inferioridad de jugadores, mostraron una propuesta ofensiva sin descuidar el trabajo y los recorridos en la zona baja. El trabajo táctico jugó un papel importante para los Rayos, ya que fue de la forma en la que estuvieron haciendo daño a su rival y fue así que al minuto 52′, la oncena necaxista logró adelantarse en el marcador tras un gran remate de cabeza por parte de Alan Montes. El gol cayó de sorpresa a los visitantes que inmediatamente comenzaron a mejorar su accionar y aprovechar los espacios en el terreno de juego. Luego de minutos intensos en los que la defensiva necaxista hizo un gran trabajo, los Bravos lograron igualar el marcador en el partido. Cerca del final del encuentro, los visitantes anotarían nuevamente logrando quedarse con la victoria en Aguascalientes.
En el encuentro de la Sub-18, los dirigidos por Luis García iniciaron de muy buena manera, puesto que desde los primeros minutos supieron tomar la posesión de la pelota, controlar el mediocampo y generar las llegadas más claras de gol. Con un juego recargado a la ofensiva, los de García estuvieron agobiando a su rival con acciones por los costados, sin embargo, la defensiva visitante supo repeler por momentos las llegadas; fue para el minuto 31′ que, tras la definición de chilena por parte de Brayan Casas, los de Aguascalientes se pondrían adelante en el marcador. Tras el gol, los de Juárez trataron de reaccionar para emparejar en esfuerzo, cosa que no fue posible ya que los Rayos no otorgaron espacios ni bajaron la intensidad en la presión. La primera mitad culminó con la ventaja por la mínima diferencia para los Rayos. En la segunda mitad, los Rayos salieron inspirados puesto que, de manera casi instantánea, Alexander Mojica anotaría con un certero remate de cabeza el segundo gol para los de casa. Con dos goles en contra, los Bravos adelantaron sus líneas y por instantes complicaron a la defensa necaxista que, a pesar de las llegadas supo resolver de buena manera para mantener su portería sin gol. Los locales supieron manejar la ventaja al imponer el ritmo de juego, mismo que los juarenses no pudieron descifrar y con el transcurso de los minutos se vio reflejado en cansancio de los jugadores. Cerca del final del encuentro, los Rayos anotarían por tercera ocasión en los pies de José Santoyo en donde tras una gran jugada colectiva, logró empujar la pelota en el arco rival. Luego de una gran exhibición, los dirigidos por Luis García se quedarían con la victoria en Casa Club por marcador de 3-0.