Salvador Rodríguez López

Como un mazazo fue el anuncio que hizo Nissan, de que llevará a cabo un recorte de centenares de empleos, ya que esto puede desencadenar despidos en las empresas proveedoras de las armadoras de automóviles, situación que obliga a recordar, por enésima ocasión, la expresión de no poner todos los huevos en una sola canasta.
Se ha desoído la sugerencia de diversificar el sistema productivo, esto es, atraer inversiones de distinto índole para disminuir los riesgos económicos, laborales y sociales cuando se presenta una situación atípica.
Por casi 100 años la ciudad de Aguascalientes dependió del ingreso que recibían los ferrocarrileros y al cerrar los talleres a finales del siglo pasado no hubo un impacto severo a la economía gracias que desde 1982 ya se operaba Nissan, por lo que el ajuste apenas fue perceptible, toda vez que el centro ferroviario redujo la nómina de manera gradual mediante jubilaciones y liquidaciones y al mismo tiempo creció el empleo con el arribo de las empresas alimentadoras de la firma japonesa.
A la par que Ferronales tenía aquí su principal centro nacional de reparación de unidades, había un número importante de plantas maquiladoras de prendas de vestir, en su mayoría de capital estadounidense o en coinversión con empresarios locales, que ofrecían miles de empleos, pero que en las dos últimas décadas del Siglo XX la mayoría bajó las cortinas.
Desde entonces se planteó la necesidad de atraer capitales de distinto destino para evitar depender de uno solo, lo que a final de cuentas pasadas administraciones no hicieron lo suficiente ya que entre Nissan y sus proveedores generan más 30 mil empleos directos, que con sus ingresos impulsan el comercio y la industria.
En términos de captación de negocios significa que debe trabajarse intensamente en el ámbito nacional e internacional para atraer capitales de distinto índole, aunque lo que más se ha recomendado es apoyar y fortalecer la inversión local, que a final de cuentas es la que históricamente ha sido puntal del desarrollo estatal.
Hay varios ejemplos de hombres y mujeres que han tenido éxito, que lo mismo invierten en la fabricación de productos químicos, que en el ramo de la construcción, en canales de radio y televisión o en compra de bonos gubernamentales, por lo que si por avatares de la economía alguno deja de ser rentable con los otros seguirá adelante.
Hay que actuar ahora, y una forma de atraer a nuevas empresas es ofrecer incentivos, que pueden ser fiscales y espacios físicos, entre otros, con los que se pueda sembrar condiciones que a futuro se conviertan en la fortaleza del estado.

CARGAS SIN LÍMITES
Dentro de las facultades que tiene el Congreso de la Unión es apoyar, promover y vigilar que el sistema productivo opere en las mejores condiciones posibles, porque de su resultado depende el crecimiento económico y la creación y fortalecimiento del empleo, lo que exige consolidar el marco normativo, sin embargo hay adecuaciones reglamentarias que no responden a las necesidades de los empresarios al ser “ahogados” con más impuestos, lo que junto con los gravámenes locales reducen las utilidades.
Es una costumbre muy arraigada entre legisladores federales y estatales y los regidores y síndicos, ampliar los arbitrios o generar otros, con el argumento de que son necesarios para el desarrollo de los programas sociales, sin considerar el número de gabelas que ya se pagan ni el daño que causan a los negocios, ya que entre menos ganancias existan menores posibilidades habrá de hacerlos crecer y por ende se reducirán las expectativas de nuevos puestos de trabajo.
Es una gran verdad que el gobierno en sus tres niveles necesita de recursos para funcionar y que la única posibilidad de allegárselos es a través de los tributos, por lo que en un principio de corresponsabilidad los ciudadanos deben cooperar para que esto sea posible, cuestión a la que sin duda nadie debe oponerse, ya que es la única manera de hacer factible la justa distribución de la riqueza.
En lo que hay desacuerdo es con las contribuciones que se crean para un fin y tienen otro destino, que es el caso del Impuesto Sobre la Nómina (ISN), que según la ley debe destinarse para favorecer a las empresas mediante créditos blandos para lograr un efecto multiplicador.
El citado impuesto se aplica a todos los lugares que tienen trabajadores, incluyéndose a los centros educativos no oficiales, que desde su aplicación ha sido objetado por la Asociación Internacional de Colegios Particulares, al sostener su presidenta Guadalupe de la Cerda González, que “es un absurdo que se pague un impuesto por generar empleo”, por lo que exhortó al gobernador Martín Orozco Sandoval y al Congreso del Estado “que reflexionen y comprendan que los empresarios tienen un reto de generar más puestos laborales, sin que ello represente erogaciones adicionales de recursos económicos”.
En efecto, es un despropósito que en lugar de recibir un reconocimiento por el esfuerzo que hay por crear empleos se reciba un castigo, pero aún más lamentable que parte de lo recaudado por el ISN se utilice para cuestiones distintas a lo que es la empresa, o que al paso del tiempo no se recuperen los préstamos.
Pagar el citado gravamen “es contraproducente para el sano desarrollo de esta actividad educativa, ya que el 80% de los egresos de las instituciones se relacionan con este apartado”, sostuvo la dirigente de los colegios particulares.
“A nivel local, la generación de empleos en educación privada es considerable, ya que suman más de 200 planteles educativos de todos los niveles académicos, desde preescolar hasta la educación superior”, en tanto a nivel nacional aportan más de 500 mil empleos.
Para lograr que siga creciendo el empleo en estas instituciones, apuntó Guadalupe de la Cerda, “se requiere de apoyos y no de mayores gravámenes, ya resulta suficiente con la tributación del Impuesto Sobre la Renta y el referente a la entrega de becas educativas al 10% de la matrícula de cada institución”.
Puntualizó que es lamentable que por mucho tiempo “ninguna de las autoridades federales o estatales han querido dar marcha atrás a los excesos en impuestos y resultaría indispensable que comiencen a apoyar a un sano desarrollo y crecimiento del sector educativo privado”.
La demanda que hace la dirigente es directamente al Congreso del Estado, que es el único facultado para eliminar este tipo de imposiciones, aunque pueden hacerlo a petición del titular del Poder Ejecutivo, pero a final de cuentas alguien tiene que responder a esta queja, que no es de ahora sino que viene desde la creación del ISN, hace 12 años.

ARRINCONADOS
Entre liberales y conservadores se encuentran los integrantes del Congreso del Estado, toda vez que cualquier decisión que adopten será repudiada por unos o por otros. Ambos extremos exigen que se legisle, por lo que si lo hacen tendrán que votar por el derecho a la vida desde la concepción o por el aborto, y porque se mantenga el matrimonio ancestral, de hombre y mujer, o por la unión sin importar si son del mismo sexo. Son asuntos antagónicos, que no tienen punto de coincidencia debido a la obcecación que existe y que ponen entre la espada y la pared a diputados y diputadas, quienes ya saben cuáles serán las consecuencias que habrá cualquiera que sea el sentido del sufragio, de lo que no se escaparán no obstante que la sesión correspondiente sea a puerta cerrada, ya que por un tiempo tendrán encima a quienes se consideren defraudados, sea los que están a favor del derecho a la vida desde la concepción o quienes estén a favor por la unión, sin importar si son del mismo sexo.