Redacción
El Heraldo

DECISIÓN CORRECTA. Luego del anuncio sobre la postergación de la Feria de San Marcos, el ex presidente del Patronato de la Feria, Roberto Díaz Ruiz, consideró que ante el riesgo que implicaba, se trató de una decisión acertada. Comentó que más allá de las afectaciones que se pudieran registrar en sectores como el hotelero y restaurantero, debe de prevalecer la salud de los ciudadanos y turistas. Agregó que la población debe de entender que el tomar una decisión de ese tipo no es fácil, pero sí necesaria. “Cuando hay vidas humanas de por medio se deben de tomar ese tipo de medidas. A lo mejor puede extrañar que la Feria sea en otro mes, pero al final es por el bien de todos y la sociedad debe de reconocerlo”, concluyó.

MEDIDA RESPONSABLE. Como una medida responsable, calificaron comerciantes del Centro la decisión del gobernador Martín Orozco Sandoval de posponer la realización de la Feria de San Marcos ante la emergencia sanitaria que se vive en el país por el brote de coronavirus. Así lo señaló el presidente de Acocen, Alfonso Linares Medina, quien en entrevista para El Heraldo destacó que, si bien están conscientes de la gran derrama económica que genera la Feria de San Marcos para el estado, primero que nada está la salud de la población. “No puede haber una derrama económica si no hay una sociedad saludable. Yo creo que esta es una decisión responsable y estamos a favor de ella y a favor de la salud de las personas”.

MEJOR POSTERGAR QUE CANCELAR. El gremio de los estacionamientos de vehículos de paga recibió con buen humor la reprogramación de la Feria Nacional de San Marcos en su edición 2020, en protección de la salud de la ciudadanía. Mauricio López Muñoz, presidente de la Asociación de Estacionamientos Independientes, mencionó que si la verbena se aplaza para los meses de junio o julio será una buena temporada, porque es un tiempo vacacional para todo el país y eso pudiera atraer a un mayor turismo hacia la Feria sanmarqueña. No obstante, habrá que esperar cómo se presenta el periodo vacacional de primavera, porque se observa que mucha gente se resguardará en casa para evitar coincidir colectivamente en espacios comunes. “No queríamos que sucediera lo de hace once años cuando se canceló la Feria por la presencia del H1N1, lo que generó pérdidas y afectaciones económicas a una diversidad de empresarios que invirtieron en la verbena”, recalcó.