Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-De los mil ventiladores desarrollados en México bajo la batuta de Conacyt para enfrentar la emergencia sanitaria por Covid-19, a junio de 2021 se habían distribuido 756 unidades en 81 hospitales públicos de 20 estados del País.
Además de la inversión inicial de 297 millones de pesos, de agosto a noviembre de 2020 se apoyó con 36.9 millones de pesos adicionales para complementar los procesos para la entrega, puesta en operación y capacitación para el uso de los equipos una vez instalados.
«Esto se logró gracias a la colaboración de los CPI Conacyt, liderada por el Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial, la iniciativa privada y el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi)».
Se estima que han beneficiado alrededor de 6 mil 360 pacientes, es decir unos ocho pacientes por ventilador, que fueron atendidos con estos dispositivos médicos, los cuales, asegura el Tercer Informe de Gobierno, «han probado contar con alta seguridad biomédica y eficacia».
El 14 de julio del año pasado, Álvarez-Buylla Roces anunció la creación de mil ventiladores de dos modelos.
El Ehécatl 4T, del Estado mexicano; el otro, Gätsi, en colaboración con la empresa Dydetec.
El costo de 500 ventiladores Gätsi fue de 168.4 millones de pesos unos 336 mil 800 pesos por pieza y el de 500 ventiladores Ehécatl 4T fue de 128.7 millones de pesos, 257 mil 400 pesos cada uno.
Según Conacyt, los equipos fueron distribuidos en hospitales estatales de las Secretarías de Salud y del ISSSTE de Querétaro, Veracruz, Ciudad de México, Chiapas, Nuevo León, Durango, Colima, Baja California Sur, Guanajuato, Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila y Zacatecas.