CDMX.- El Príncipe Carlos, heredero al trono británico, pretende evitar que su hermano, Eduardo, herede el título que ostentó su padre durante más de 70 años, reportó el diario español El País.
Los hijos de la monarca suelen adquirir el estatus de Duque, sin embargo el cuarto hijo de Isabel II y su esposa, Sophie Rhys-Jones recibieron el rango de Condes de Wessex, una escala por debajo de los Duques.
Pero ese título iba acompañado de una promesa: cuando su padre, Felipe, muriera, el título de Duque de Edimburgo pasaría a Eduardo. Una promesa que será incumplida, pues Carlos, su hermano mayor, quiere el título para sí mismo.
“El Príncipe (Carlos) es hoy por hoy Duque de Edimburgo, y de él depende lo que suceda con el título. No irá a parar a Eduardo”, afirma una fuente cercana a The Times.
“(El ducado de) Edimburgo no será para los Wessex en lo que al Príncipe respecta”, aseguró otro de los allegados. (Staff/Agencia Reforma)