Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció ayer que presentará una propuesta de plan de austeridad para el Instituto Nacional Electoral (INE), con la finalidad de que cuente con más recursos para organizar la consulta de revocación de mandato.
Dijo que la próxima semana expondrá «el remedio y el tramito» para el organismo electoral, al que nuevamente acusó de despilfarrar dinero público en rubros como altos sueldos, renta de vehículos y contratación de asesores.
«Tiene que haber escrutinio público. Les voy a presentar formalmente un plan de austeridad, yo creo que en una semana lo tengo, es el remedio y el trapito, ‘hazle así'», señaló.
«Vamos a presentar formalmente al INE esta propuesta, no con carácter obligatorio, porque no tenemos facultad para eso, sino porque nos interesa que se lleve a cabo la consulta. Nosotros presentamos esta iniciativa de revocación de mandato y queremos que se instalen las casillas en todos los pueblos para que participe la gente».
En su conferencia matutina, López Obrador reiteró que esta «revisión» no busca imponer nada ni pretende ser vinculante, sino verificar si el INE está ejerciendo su presupuesto con base en la Ley de Austeridad Republicana.
«Porque tenemos también información de que hay muchísimos gastos superfluos, hay extravagancias, empezando por los sueldos; entonces, a ver, ¿por qué no se respeta la Constitución? (Hay que) transparentar todo, aquí lo vamos a hacer», adelantó.
«No puede haber sueldos excesivos. Es inmoral, puede ser legal incluso, pero es inmoral que un consejero gane, libres, 150, 160 mil pesos mensuales, ¿(De) cuánto fue el aguinaldo del Presidente de México y de cuánto fue el aguinaldo del presidente del INE?, pues mucho más».
Subrayó que la austeridad es un asunto de principios, y aclaró que no significa dejar sin fondos a programas esenciales, sino de liberar recursos para el desarrollo y «cortar el copete» de privilegios.

¡Participa con tu opinión!