Hay una crisis de salud mental entre las juventudes LGBTQ+ en la región Centro Norte, que incluye a Aguascalientes, donde muchos han considerado seriamente el suicidio, afirmó Mafer Navarro de The Trevor Project.
La activista presentó un análisis basado en los resultados de la Encuesta Nacional de Salud Mental de Juventudes LGBTQ+ en México 2024, donde delineó los desafíos cruciales que enfrenta esta comunidad y la imperiosa necesidad de acción inmediata.
La encuesta, publicada hace apenas unas semanas, arroja cifras contundentes que reflejan una crisis de salud mental entre las juventudes LGBTQ+ en la región Centro Norte, incluyendo Aguascalientes, donde más del 30% de los encuestados admitió haber considerado seriamente el suicidio, una estadística alarmante para cualquier sociedad que se proclame inclusiva y progresista.
El estudio revela un panorama desolador: la discriminación y el acoso son moneda corriente para las juventudes LGBTQ+. Más del 55% reportó haber experimentado algún tipo de discriminación, siendo el hogar y la familia los lugares donde más se vive esta exclusión. Es especialmente preocupante que cerca de un tercio de los encuestados haya sufrido amenazas o abusos físicos debido a su orientación sexual o identidad de género, con las personas trans enfrentando los niveles más altos de violencia.
El informe no sólo señala los problemas, sino que también ofrece recomendaciones concretas y urgentes. En primer lugar, destaca la necesidad apremiante de crear entornos seguros y de apoyo para las juventudes LGBTQ+, especialmente en el ámbito familiar y comunitario. La implementación de servicios de salud mental accesibles y afirmativos es crucial para abordar el estrés y promover el bienestar emocional.
El reporte también insta a poner fin a prácticas dañinas como la «terapia» de conversión, así como a garantizar espacios seguros y afirmativos para las personas trans y no binarias.