Por: Rebeca Aguilera

La oficial Gómez se levanta todos los días con el deseo de servir a Aguascalientes siendo parte de la corporación de Policía Vial del Municipio. Antes de llegar a su demandante turno, ya debió organizar el día con su marido e hija, así como su madre, pues juntos arman un equipo que permite equilibrar casa y trabajo, ya que su profesión no es fácil y su horario, menos.
La oficial gusta del contacto con la gente, de visitar colonias y además de resguardar el orden público, poder estar en contacto con aquellos deseosos de mantenerse en regla y actuar con cabalidad y por supuesto, con aquellos que de pronto se despistan y faltan a las leyes de vialidad.
A bordo de su patrulla, comparte responsabilidades con 274 compañeros hombres y tan sólo 47 compañeras mujeres que forman parte de la corporación. Considera que poco a poco, ellas están se abriendo camino y también reconoció el buen trato y recibimiento de los compañeros varones. Asegura que en la calle es igual, se siente respetada y reconocida.
En entrevista con El Heraldo nos compartió que siempre deseó ser policía y el apoyo de su familia le fue brindado desde el principio, reconoció que sí hubo quienes al inicio externaron un ligero descontento, pero con el paso de los días y la firmeza de su decisión todo fue bastante más favorable y el entorno familiar se tornó de total apoyo y empatía con su vocación.
Respecto a la situación actual de la mujer en México y su desarrollo profesional, la oficial consideró que pues con organización y trabajo en equipo en las familias, todos los integrantes pueden realizarse con completa satisfacción.