CDMX.- Taylor Swift aseguró que se sentía incapaz de acometer la tarea de dirigir sus propios videos musicales, algo que hace desde 2019.
«Tenía este síndrome del impostor en mi cabeza diciéndome: ‘No, tú no haces eso. Esas cosas las hacen personas que estudiaron en la escuela'», confesó la cantante en el Festival de Cine de Tribeca.
El síndrome del impostor es un trastorno psicológico en el que una persona, que puede ser exitosa, piensa que no es lo suficientemente buena para algo, que no está a la altura.
La estrella pop de 32 años presentó en el encuentro fílmico su cortometraje «All Too Well», basado en su canción homónima, protagonizado por Dylan O’Brien y Sadie Sink.
Swift, quien se ha hecho cargo de los clips de canciones como «The Man», «Willow» y «Cardigan», se dijo ahora lista para realizar una película.
«Sería fantástico escribirla y dirigirla», dijo. (Staff/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!