Aunque no debe sorprender el comportamiento de los partidos políticos, o para señalarlo con más propiedad, de quienes están al frente, que aún no inician las precampañas y ya lanzaron una serie de spots denigrando a los adversarios, lo que a primera vista podría suponer que lo hacen para alertar a los ciudadanos de lo que les espera si votan por ellos, sin embargo el propósito va más allá y no es otro que desalentar el sufragio, al considerar que de esta manera alejarán a los electores de las urnas y tendrán más posibilidades de hacerse de los triunfos.

Una de las obligaciones que adquieren los partidos es promover la participación social en la atención y solución de los asuntos colectivos, lo que en primera instancia se logra con la elección de autoridades y representantes populares, quienes reciben la encomienda de hacer buen uso de los recursos económicos, humanos y materiales, por ello son fundamentales los procesos electivos, en los que el pueblo designa a los que deben ocupar los cargos.

Lo que hoy se observa es una campaña tenebrosa, en la que se acusa a gobiernos que estuvieron los primeros 18 años de este siglo al frente del país, de ser responsables de haber hundido la economía y provocar el retraso, lo que aseguran, es culpa de ellos, para ello incluyen imágenes de los presuntos responsables con lo que se pretende dejar en el colectivo la idea que si ganaran las próximas elecciones será más de lo mismo. De manera paralela hay un spot en el que dos individuos piden no permitir que vuelvan “esos” al poder, calificándolos de indignos y corruptos, aunque el partido que patrocina el promocional debería hacer un examen de conciencia porque todo lo que dice es como si se estuviera frente a un espejo.

Por su parte, los partidos que buscan desbancar a quienes hoy detentan el dominio gubernamental y legislativo, no paran en mientes para dejar constancia que son demasiados errores los que se han cometido en solo dos años, por lo que antes que le pase a México lo que al Titanic deben recuperar el control, aunque para ello tengan que luchar contra los sarcasmos y ofensas del morenista mayor, que desde el púlpito nacional arremete contra todo aquel que no comulga con sus ideas.

Relegar lo importante por lo personal alimenta el abstencionismo, a partir que se atiborra de mensajes negativos los espacios a que tienen acceso en los medios electrónicos, por lo que en las transmisoras comerciales se esparce toda clase de estulticia, lo cual no está permitido en la ley electoral, pero mientras los consejeros de los institutos electorales analizan su contenido y se ponen de acuerdo para sancionar y exigir su retiro, es porque ya se “sembró” la perversidad.

Tradicionalmente, en las elecciones intermedias, vota entre el 45 y 48% de los ciudadanos, pero esta vez podría suponerse que se superará ese nivel, si se tiene en cuenta que además de la “renovación” en la Cámara de Diputados (el 90% de sus actuales inquilinos buscarán la reelección), habrá comicios para gobernador en 15 estados y en la mayor parte del país también serán electos diputados locales y ayuntamientos, por lo que casi 100 millones de empadronados están convocados.

El asunto está en que si quienes deberían promover el voto son los que lo desalientan no puede esperarse mayor cosa, lo que además de ir en contra de la democracia es una actitud maligna, porque mediante malas artes se busca seguir, regresar o hacerse del poder. Lo honesto es que informaran de los planes que tienen para elevar la calidad de vida de los mexicanos, máxime que se estará viviendo un año difícil como secuela de lo que deje el actual.

Aunque es difícil que cambien de parecer, en los votantes está exigir que modifiquen su actitud y hacer que ganen aquellos que realmente signifiquen el cambio que la mayoría anhela.

EN LO LOCAL

Las elecciones que tendrán lugar el próximo 6 de junio en Aguascalientes no están en riesgo, por lo que el Instituto Estatal Electoral (IEE) debe ajustarse al financiamiento que autorizó el Congreso del Estado, consideró el vocal ejecutivo del Instituto Nacional Electoral (INE), Ignacio Ruelas Olvera.

Previamente, el presidente del IEE, Luis Fernando Landeros Ortiz, estableció que la reducción presupuestal determinada por los diputados “se pondrá en riesgo la elección local”, teniendo en cuenta que el consejo general del Instituto aprobó una propuesta de 136.7 millones de pesos para el ejercicio fiscal 2021, sin embargo los legisladores acordaron que fuera de 68 millones de pesos, lo que dicho sea de paso, la tijera no sólo perjudicó al organismo comicial sino a casi todas las dependencias del gobierno del estado como reflejo del recorte federal.

Landeros Ortiz sostuvo que ese recurso es insuficiente para imprimir boletas, tener el Programa de Resultados Preliminares (PRP) e instalar las casillas. Subrayó que la propuesta que hicieron está apegada a los principios de “racionalidad, ahorro, eficacia y legalidad” y que lo que se pidió fue lo estrictamente necesario “para garantizar unos comicios seguros y confiables”, y en caso de que los diputados no aceptaran el planteamiento amagó con ir a los tribunales, aunque confió en la “sensibilidad” de los diputados y espera que les den la suficiencia presupuestal para dar cumplimiento a sus obligaciones constitucionales, lo que permitirá mantener la estabilidad política y democrática.

Por su parte, el ingeniero Ignacio Ruelas fue directo al citar que la elección del año próximo tendrá que realizarse aún con el recorte del 50% de lo solicitado, para ello, dijo, el IEE deberá encontrar los mecanismos necesarios que aseguren cumplir con el compromiso de garantizar “un proceso electoral limpio y que convoque a la participación de los electores”.

Lamentó que los diputados federales y locales debiliten a la democracia, al reducir de manera considerable el presupuesto que presentaron el INE y el IEE en sus respectivas jurisdicciones, dejando de lado que ambos organismos son los garantes del buen desarrollo del proceso.

Ruelas Olvera  reiteró que pese a todo “las elecciones de  2021 están garantizadas, porque dentro de los institutos electorales, tanto local como federal, hay gente valiosa que trabaja por la democracia, además de la incansable participación de la ciudadanía”.

Asimismo, hizo un llamado de respeto a la democracia para que las autoridades tengan en claro que “cuidar de la democracia es cuidar la tranquilidad de la vida y el proceso de civilidad, a fin de que la voluntad popular pueda expresarse en las urnas, que para esto se invierte, no se gasta”.

ESTÁ VIGENTE

Aunque hay quienes consideran que la competencia por la candidatura del PAN a la alcaldía de Aguascalientes está centrada en dos de los aspirantes, Jaime Gallo Camacho sostiene que nada está definido, por lo que mantiene vivas sus esperanzas. Por lo pronto, anuncia que la vivienda detonará en los próximos dos años, al haber 25 proyectos de desarrollo inmobiliario, lo que significará una inversión de 3,500 millones de pesos. En su papel actual de secretario de Desarrollo Urbano municipal, el pre-precandidato deja constancia que sabe lo que necesita la capital para seguir con su crecimiento, tanto económico como de empleo y ofrecer mejores condiciones de vida a miles de familias que obtendrán un patrimonio. Destacó que los inversionistas no se dejan asustar por la pandemia, por lo que se encuentran en el proceso de trámites para llevar a cabo sus programas. Por ahora están en la etapa de compra de terrenos, lo que en su oportunidad incentivará la economía y la ocupación. Gallo Camacho no escucha el canto de las sirenas, por lo que deja que el Comité Ejecutivo Nacional de su partido decida quien será el candidato, en base a experiencia, capacidad y una participación en las tareas de partido.