El fracaso de la LXIV Legislatura es de tal magnitud que ni siquiera sabe que existe una ley que obliga al Municipio a pagar los daños a propietarios de los vehículos que registren desperfectos atribuibles al mal estado de las vialidades, lo que lleva a que tenga en estudio una iniciativa que menciona lo que ya existe en la legislación.

Según la presidenta del Transporte Público, Gladys Adriana Ramírez Aguilar, el Ayuntamiento debe pagar los daños que ocasionan los baches, que es al único problema que alude, pese que es uno de tantos que enfrentan los automovilistas, porque también están las alcantarillas sin tapa, mientras que los peatones deben soportar banquetas y guarniciones en pésimo estado, etc., y de lo cual tiene que responder la autoridad.

Dijo que ya es un avance tener un proyecto de ley, “teniendo como antecedente que en algunos estados del país se cuenta con un seguro que permite pagar daños a autos averiados por los baches y desperfectos en las vialidades, por lo que esperamos poder concretarlo”, lo que apuntó, es un tema pendiente que confía en resolver antes de que concluya esta Legislatura.

Aseguró que existe una partida presupuestal que podría ser utilizada para el pago de daños, aunque para llegar a este fin “se requiere reforzar (la iniciativa) y afinar detalles, por si llegara a existir alguna laguna, esto con la idea de facilitar los trámites al usuario afectado”.

Aunque ya se ha comentado en este espacio, no está por demás recordar que el domingo 2 de enero de 2011 se publicó en El Heraldo que ya se podía demandar al Gobierno, y ganarle, para ello se debe demostrar que la negligencia le causó daños a sus bienes.

El 1 de enero de ese año entró en vigor la Ley de Responsabilidad Patrimonial en el Estado de Aguascalientes, por lo que a partir de esa fecha los habitantes ya podían exigir la indemnización justa si por una actividad irregular se le ha causado daño en sus bienes o derechos, esto es, que ante toda negligencia, omisión o inobservancia a la reglamentación que rige la función pública y que causa daño patrimonial al particular, éste puede solicitar por vía administrativa el resarcimiento correspondiente y la competencia jurisdiccional será el Tribunal de lo Contencioso Administrativo.

El entonces magistrado presidente Alfonso Román Quiroz, explicó que con la entrada en vigor de este ordenamiento, vigente en la Federación hace siete años, se tendrían los elementos necesarios para atender las demandas que se presentaran.

Román Quiroz dijo que “el ejemplo clásico es que en caso de una omisión en el mantenimiento de las vialidades que cause avería a un vehículo, el propietario tendrá derecho de demandar el resarcimiento de lo que le costó la llanta, el rin o el taller mecánico al que hubiere acudido o deba acudir”.

El mismo magistrado aclaró que no es suficiente con presentar la demanda, sino que se tiene que demostrar la acción irregular señalando a la autoridad directamente responsable, lo cual se podrá hacer ante la propia instancia de Gobierno o por vía jurisdiccional ante el Tribunal de lo Contencioso, dejando en claro que la posibilidad de reclamar indemnización prescribe al año.

Para un mejor conocimiento de la ciudadanía hace falta, en primer lugar, que diputados y diputadas hagan bien su trabajo y que difundan las leyes que más se necesitan conocer, como en este caso, en que más que baches hay cráteres por toda la ciudad, lo que provoca daños no sólo a los vehículos de cuatro ruedas o más, sino a motociclistas, ciclistas y transeúntes, por lo que se tiene que conocer la norma, que todavía pueden divulgar mientras terminan de juntar sus tiliches.

MAYOR REALIDAD

El Código de Ordenamiento Territorial, Desarrollo Urbano y Vivienda, requiere ser actualizado y que sea más eficiente en la gestión y autorización de desarrollos habitacionales, agilizar los tiempos y procesos y modificar el asunto de las subdivisiones, donde actualmente las cataloga como urbanas y rústicas, dándole el tratamiento de un fraccionamiento cuando no lo es.

Al precisar lo anterior, el presidente del Colegio de Urbanistas del Estado de Aguascalientes, Alejandro Ruvalcaba Díaz, dijo que como organismo trabaja muy de cerca con Carolina López, titular de la Secretaría de Gestión Urbanística, Ordenamiento Territorial, Registral y Catastral (Seguot), “quien ha sido muy receptiva en las propuestas de lo que el Código adolece y de lo que se debe modificar”, por lo que existe la confianza de que una vez que entre en funciones la LXV Legislatura del Estado, podrán llevarse las reformas necesarias.

Lo anterior no es posible hacerlo ahora, en función que están por concluir los trabajos de los actuales diputados y de las administraciones municipales, por lo que no se quiere hacer cambios “al vapor”, de ahí que el Colegio esté muy cerca de la Seguot, que a final de cuentas es la dependencia normativa y la que se encarga de aplicar los procedimientos.

Es fundamental la participación de los urbanistas en los programas gubernamentales y la estructuración de las leyes, ya que su experiencia asegura un mayor beneficio para la sociedad, que a final de cuentas es lo que debe importar a funcionarios, legisladores y profesionistas del ramo, por lo que ojalá que así como ahora hay apertura de la Seguot también se tenga con la nueva Legislatura, de manera que sean más ágiles las acciones que tengan lugar y que van encaminadas a favorecer a los ciudadanos.

El propósito del Colegio de Urbanistas es trabajar mancomunadamente con el Congreso y la autoridad del ramo, aportando conocimientos y experiencia para que las modificaciones que tengan lugar al Código favorezcan a los aguascalentenses en general, reiteró Alejandro Ruvalcaba.

PIDEN MAYOR APOYO

Cuando se lee o escucha que tal o cual dependencia de Gobierno Estatal o Municipal lleva a cabo actos en apoyo a sectores marginados, lo primero que se piensa es qué bueno que se preocupen por ellos, pero luego viene la contrario, al enterarse que hay grupos que tienen tiempo de solicitar auxilio y lo único que encuentran es el silencio, muy al estilo del clásico que dijo “no los veo ni los oigo”.

El Consejo Estatal de Personas con Discapacidad no pide algo gratuito, simplemente que les ayuden a poner en marcha un taller de costura, para que sus integrantes encuentren un espacio para trabajar. Han tratado de que sean aceptados en algún centro de trabajo, pero los patrones no son receptivos, por lo que se encuentran sin empleo y con un cúmulo de necesidades económicas.

La presidenta del Consejo Estatal, María Guadalupe Martínez Trinidad, afirmó que ante la emergencia sanitaria que aún se vive, las personas con discapacidad siguen padeciendo para allegarse recursos. Quienes tenían trabajo el año pasado quedaron cesantes y al ser un sector vulnerable tuvieron que guardarse en casa, lo que agravó su situación económica. Han acudido los jueves a la bolsa de trabajo municipal, pero no son contratadas por la condición especial en que están y por las reglas sanitarias. En la búsqueda de una solución definitiva buscarán una audiencia con el gobernador del Estado, Martín Orozco, para plantearle que les ayude a poner en marcha un taller de costura, para ello ya cuentan con unas máquinas que les fueron donadas, por lo que requieren de la voluntad del titular del Poder Ejecutivo para poner en marcha este propósito, loable desde cualquier punto de vista ya que lo único que quieren es un impulso, pues de lo demás ellos se encargan.

LUIS GHILARDI

Ayer se celebró un aniversario más del nacimiento del general italiano Luis Ghilardi, que combatió al lado de las tropas mexicanas en contra de los franceses y al ser apresado por los invasores fue fusilado el 16 de marzo de 1864 y sepultado en Aguascalientes. Nació el 2 de agosto de 1810 en Toscana, Italia y se casó con Francisca Anguera en 1870. Combatió en Italia por su independencia y luchó en Garibaldi por la defensa de Roma. Llegó a México en 1853 y combatió al lado de las tropas de Benito Juárez, fue participante en el sitio de Puebla y estuvo en varias batallas en Jalisco. Finalmente fue apresado en Colotlán y trasladado a Aguascalientes, en donde fue pasado por las armas, hecho que ocurrió en el Mesón Amarillo, justo en donde hoy se ubica la escuela Manuel Carpio, mientras que sus restos descansan en el Panteón de Los Ángeles, de esta ciudad.