CDMX.- En tiempos de COVID-19 podría parecer normal escuchar una serenata de Alejandro Fernández desde un balcón… pero, ¿desde una habitación del Four Seasons CDMX?
Con la finalidad de apoyar con todo lo recaudado a la reactivación de la industria de la hospitalidad, una de las más golpeadas por la pandemia, el cantante inauguró la noche de antier con “Serenata por México” un concepto que, más que un concierto, es una nueva experiencia.
La audiencia presencial, de 120 cuartos (un desembolso de 20 mil pesos por paquete: cena, brindis, show y hospedaje por una noche), fue testigo de la reaparición de “El Potrillo”.
Tras dedicarle esta reaparición a su padre y pedir a Dios por su pronta recuperación, Alejandro cantó, demostrando sus tablas en escena, acompañado de un mariachi, su banda musical y coros.
Los presentes, que arribaron al hotel con cubrebocas, mascarillas y armados con gel antibacterial y sanitizante en spray, gozaron en sus balcones eufóricos con copa en la mano y cantaron todo con el anfitrión musical, desde temas como “Tantita Pena” hasta “Hoy Tengo Ganas de Ti”.
Un momento cumbre llegó cuando sonó “Me Dediqué a Perderte”, que arrancó lágrimas y sendas ovaciones de cientos de parejas que la escucharon abrazados.
A las 23:17 horas se retiró de escena, pero los gritos de “otra, otra” lo hicieron volver para regalar “Canta, Corazón”. (Hugo Lazcano/Agencia Reforma)