Con la reforma a la Ley de Presupuesto, Gasto Público y Responsabilidad Hacendaria, queda establecido que los recursos que se obtengan por la enajenación de bienes inmuebles del Fideicomiso de Inversión y Administración para el Desarrollo Económico del Estado (FIADE) podrán ser transferidos a la Secretaría de Finanzas del Estado para que sean parte de la Hacienda Pública.
Con dicha modificación, se pretende impulsar políticas públicas orientadas al fortalecimiento de programas estratégicos del sector productivo y destinar recursos para lograr los objetivos, sin la necesidad de que el Ejecutivo solicite la realización de ajustes al Presupuesto de Egresos.
La intención es que la administración estatal pueda contar con recursos que puedan ser destinados a situaciones que, por su importancia, requieran del fortalecimiento.
En el dictamen aprobado recientemente por los diputados locales, se indica que la SEFI deberá realizar, en cada ejercicio fiscal, la ampliación a la Ley de Ingresos del Estado y al Presupuesto de Egresos, en el momento en que resulte procedente para su aplicación, por el concepto y cantidad que se transfiera al patrimonio de la Hacienda Pública del Estado, derivado de los ingresos que obtenga el FIADE por la enajenación de sus inmuebles.
De manera que, en tanto se determina el destino específico de los recursos, conforme a su importancia y trascendencia, los ingresos obtenidos por la enajenación onerosa del patrimonio inmobiliario del FIADE se transferirán a la SEFI, para que, en forma temporal, se mantengan como ingresos no presupuestarios.
De la misma manera, queda descrito que, en ningún caso, los recursos a que se refiere el Decreto aprobado, ningún recurso de dicho fideicomiso, deberá ser destinado a gasto corriente y, además, el Gobierno del Estado deberá revelar, en la cuenta pública y en los informes periódicos al Congreso del Estado, los montos que, por concepto de ingresos, se pudieran transferir a la Hacienda Pública del Estado y que sean objeto de ampliación al presupuesto de ingresos y egresos de la dependencia estatal.