Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La crisis en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) no se resuelve.

El Magistrado Reyes Rodríguez renunció ayer a la presidencia del Tribunal, cargo para el que fue electo por mayoría de magistrados apenas el miércoles pasado.

Rodríguez había sido criticado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador tras su nombramiento. AMLO aseguró que el Magistrado lo había insultado públicamente y no merecía estar al frente del tribunal.

El Magistrado aclaró que el mensaje del supuesto insulto era falso e incluso había denunciado el hackeo a su cuenta de Twitter ante la FGR.

En una carta pública, el Magistrado Rodríguez informó que renunciaba al cargo para recomponer el procedimiento de renovación de la presidencia de la Sala Superior.

“Voy a dar un paso a un lado para que el tribunal camine hacia adelante. Declinaré presidir este tribunal constitucional para que, en un proceso claro y transparente, entre todos y todas las integrantes de este órgano, podamos elegir a quien lo presida”, señaló en la carta.

Además propuso conformar una comisión que revise las anomalías en el tribunal y repare su institucionalidad.

También ayer por la noche José Luis Vargas, el Magistrado investigado por la FGR y la UIF por enriquecimiento ilícito, renunció a sus pretensiones de permanecer en la presidencia del Tribunal luego de reunirse por la mañana con el presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar.

Según Vargas, la decisión permitirá rehacer un procedimiento para elegir a su sustituto y transitar “a una nueva etapa de reconciliación y reconstrucción”.

Anoche en el pleno del tribunal electoral ya con la presencia de los 7 Magistrados, se designó como presidenta interina a Janine Otálora, decana en el órgano jurisdiccional y decidió conformar la “comisión de reconstrucción institucional”, propuesta por Reyes Rodríguez.