Érika Hernández 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: Pese al llamado del Instituto Nacional Electoral (INE) para que no renuncien, miles de funcionarios de casilla siguen tirando la toalla todos los días, a una semana de la elección.

Aunque son sustituidos, esto ha provocado que el organismo electoral no logre llegar al 100 por ciento de ciudadanos que recibirán y contarán los votos el 2 de junio. Ayer hacían falta 27 mil 534 por suplir o para llenar las vacantes que ya existían.

En la última semana, el organismo electoral tuvo que sustituir a 55 mil 996 ciudadanos que habían aceptado el cargo, incluso ya habían sido capacitados, pero cambiaron de opinión.

El principal problema que han enfrentado los capacitadores, además de la inseguridad, es la apatía de quienes salieron insaculados, por lo que de marzo a la fecha han renunciado 616 mil 357 mexicanos que inicialmente habían aceptado ser funcionarios. Esa cifra representa el 40 por ciento del millón 530 mil 614 de funcionarios requeridos.

Esto provoca que el personal del INE multiplique esfuerzos para encontrar a nuevos ciudadanos que logren completar sus mesas y, en consecuencia, estén atrasados en los nombramientos y capacitación.

En algunas zonas marcadas por la violencia y el crimen organizado, el desistimiento llega al 65 por ciento.

Cada casilla necesita nueve funcionarios, seis propietarios y tres suplentes.

Hasta el sábado, de las 32 entidades del País, Tlaxcala es la que mayor renuncias ha tenido, pues un 57 por ciento de sus funcionarios dejó el cargo, es decir, 8 mil 848. Sin embargo, ya fueron sustituidos y cuenta con el 100 por ciento necesario.

También es el estado donde más capacitadores han desertado, un 56 por ciento.

Le sigue Coahuila, donde en el último mes, 19 mil 707 ciudadanos, el 52 por ciento, decidió irse. El personal electoral en esa entidad se movilizó y, según reporta, tiene ya el 100 por ciento de funcionarios.

Entidades de mayor población tienen porcentajes menores, pero son más funcionarios. Por ejemplo, en Nuevo León renunció el 48.3 por ciento de ciudadanos requeridos, unos 32 mil 388. En el Estado de México, ese 48.3 por ciento representó 91 mil 530.

Michoacán también representa una tasa elevada de sustituciones, con un 47 por ciento, lo mismo que Campeche. Le sigue Chihuahua, con un 46 por ciento, y Aguascalientes, Jalisco, Ciudad de México, Tabasco, Guanajuato y Tamaulipas, con el 44 por ciento.

Los estados donde los ciudadanos mostraron mayor compromiso fueron Zacatecas, Veracruz, Hidalgo, Guerrero y Oaxaca, pues su taza de renuncias es del 20 por ciento.

Las entidades que no tienen las mesas directivas de casilla completas son: Baja California, Sonora, Chihuahua, Zacatecas, San Luis Potosí, Guanajuato, Hidalgo, Michoacán, Quintana Roo y Chiapas.

La ley establece que, si el día de la elección no llegan los funcionarios, éstos serán tomados de la fila. En la elección de 2021, fue un 5 por ciento; en la de 2018, 6.2 por ciento, y en la de 2015, 8.2 por ciento.

En su estrategia, el INE estableció que si las renuncias fueron de presidentes o secretarios de la casilla, a quienes se nombró de escrutadores quedaron en su lugar, pues ya estaban capacitados, por lo que los más nuevos entran como escrutadores o suplentes, y puedan ser vigilados por los más preparados.