Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha repetido al menos 80 veces su promesa de dar contrato definitivo a más de 80 mil trabajadores de la salud que laboran en el sector desde antes de 2018, luego les prometió lo mismo a los 20 mil contratados para enfrentar el Covid-19.
Las dificultades presupuestarias han derivado en que unos y otros se hayan quedado esperando.
Durante sus gira de 2019 por cada uno de los hospitales del IMSS Bienestar, entre julio y octubre de ese año, el Presidente hizo la promesa.
Ya en 2020, con el Covid-19, prometió que basificaría también a todo el personal que se contrató, por honorarios y sin prestaciones, para hacerle frente a la pandemia.
El Coordinador de Recursos Humanos del Insabi, Candelario Pérez, les ha explicado a los empleados con contratos temporales que el dinero para la basificación se ha destinado para el Covid-19, pero que a más tardar en enero iniciarán el proceso.
“Muchos seguimos aquí por la promesa del señor Presidente, pero cada día la vemos más lejana, inclusive imposible”, dijo el médico Miguel Angel Sayago, del Centro de Salud de Xochiapulco, Puebla, donde además vende sanitizantes para completar el salario neto de 4 mil 600 pesos quincenales.
Tiene seis años laborando, aunque en realidad cada seis meses le cambian el contrato para que no genere antigüedad.