Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La epidemia de coronavirus, que en el país registra un crecimiento sostenido desde el 23 de marzo, se puede agravar por las altas prevalencias de obesidad, sobrepeso y diabetes reportadas en la población mexicana, señaló Hugo López Gatell, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.
“Literalmente, el sobrepeso nos pesa, la obesidad nos pesa poblacionalmente, y hoy enfrentamos una pandemia de Covid con estos estragos prolongados de la mala alimentación”, indicó en conferencia nocturna en Palacio Nacional.
México tiene la ventaja, con respecto a los países europeos, de que su población es hasta 10 años más joven, lo que podría disminuir el número de personas adultas mayores contagiadas que desarrolle complicaciones, explicó.
Sin embargo, la salud deteriorada de la población por las enfermedades crónicas es un factor para que los adultos jóvenes también puedan complicarse si se infectan con coronavirus.
Ayer, la Secretaría de Salud (Ssa) registró un mayor número de contagios y muertes por Covid-19 en un día.
Con 202 nuevos casos positivos reportados el sábado, en México se registran mil 890 personas contagiadas de coronavirus.
También se informó ayer de 19 muertes adicionales, con lo que se acumulan 79 a nivel nacional.
Casi el 42 por ciento de los pacientes que fallecieron padecía hipertensión; el 39 por ciento obesidad; 11 por ciento insuficiencia renal crónica y 39 por ciento diabetes.
La Ciudad de México encabeza la lista de decesos, con 16, y le sigue Sinaloa, con 10. Mientras que la zona metropolitana del Valle de México, por estar más poblada, es la que registra más casos de coronavirus.
El Subsecretario explicó que desde el 23 de marzo, cuando arrancó la Jornada Nacional de Sana Distancia, en México inició la aceleración de la transmisión del nuevo virus.
“A partir del 23 de marzo es exactamente el punto de inflexión, ese punto donde se doblan las curvas epidémicas. Esto, en términos llanos, lo que quiere decir es que es el momento donde pasamos de transmisión lenta a transmisión acelerada y hemos mantenido este ritmo de crecimiento”, explicó.
Indicó que todavía no se puede asegurar que el País registre una velocidad reducida en los contagios por efecto de las intervenciones aplicadas, pero están monitoreando estos cambios.
López Gatell reiteró que las personas que tienen mayor probabilidad de que se complique la enfermedad y mueran, es decir, los adultos mayores y los enfermos crónicos, deben permanecer en casa y tener un mayor cuidado para no infectarse.
En estos grupos vulnerables, recordó, se encuentran los mayores de 60 años, las mujeres embarazadas, las personas con hipertensión, diabetes, enfermedad pulmonar, enfermedad cardiaca crónica, insuficiencia renal crónica o inmunosupresión.