Renata Tarragona
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La inacción legislativa respecto a concretar una regulación del cannabis mantiene su uso industrial en un vacío legal, aún cuando la Suprema Corte ha resuelto amparos a favor de este efecto, señaló el despacho Hogan Lovells.
A principios de diciembre, la Corte declaró inconstitucional la prohibición para la siembra, cultivo y cosecha del cáñamo con fines industriales, con lo cual amparó a la empresa Desart MX.
Desde 2017, la Ley General de la Salud (LGS) y el Código Penal Federal sólo permiten su cultivo para fines médicos o científicos, sin embargo, desde entonces tomó casi tres años la publicación de su reglamento, el cual fue aprobado en lo general por la Cámara de Diputados en marzo pasado.
«La Corte ha emitido distintas resoluciones (sobre el cannabis) para los distintos tipos de uso para distintos propósitos, pero el proceso legislativo ha sido bastante limitado, muy lento y, en cierta forma, torpe, porque no ha estado a la altura de las circunstancias.
«Es inaudito que (los legisladores) sigan sin aprobar una regulación por más de tres años, dejan a la industria en un incómodo vacío, pues no hay un plano de referencia general transparente y absoluto», apuntó Juan Francisco Torres Landa, socio del despacho legal.
La iniciativa que se tiene en el Senado, abanderada por el morenista Julio Menchaca y a la que la presidenta del mismo, Olga Sánchez Cordero, busca darle empuje, cuenta con partes favorables como la creación del Instituto para la Regulación del Cannabis y la eliminación de permisos de consumo personal.

¡Participa con tu opinión!