Difícil arranque

En este martes, arrancó oficialmente la Copa Mundial de Baloncesto 3×3 U8 que se realiza en Hungría, en donde la selección mexicana femenil tiene representación orgullosamente de Aguascalientes con la presencia de Laura Plasencia Villalobos.
México encaró sus primeros dos encuentros de la primera ronda a lo largo del día y, desafortunadamente, los resultados no fueron positivos al menos en el resultado final. La primera prueba fueron para los Países Bajos, una quinteta muy superior físicamente que aprovechó la velocidad y altura de sus jugadoras para dominar cómodamente el partido. Las europeas se fueron despegando en la pizarra y terminaron ganando con un contundente 12-4.
Horas después, las aztecas tuvieron su segundo juego del día cuando se vieron las caras ante el cuadro local, Hungría. Aquí, México tuvo un mejor desempeño y se quitó los nervios del primer partido. No obstante, las húngaras también aprovecharon su mejor estatura y se llevaron la victoria por 21-15 a pesar del buen esfuerzo mexicano. Al ser un torneo relámpago, estas dos derrotas complican mucho el panorama mexicano, que todavía tendrá un par de juegos más.
En lo individual, Laura Plasencia fue la jugadora que más trató ofensivamente hablando y lució buena velocidad además de buen control del balón. Al ser la más talentosa, tuvo algunos errores forzando pases en ese ímpetu de querer anotar rápidamente, pero, en términos generales, la aguascalentense mostró sus habilidades en la duela en una actuación buena.