Las dietas a base únicamente de la ingesta de líquidos son perjudiciales para la salud, toda vez que el cuerpo funciona a base de calorías que el agua no aporta, destacó la maestra en Nutrición Clínica certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos, Mónica de Lira. Advirtió que el beber agua en demasía, puede causar severos casos de desnutrición. Lo recomendable es de dos a dos litros y medio, así como una dieta balanceada.
En tal sentido, Mónica de Lira señaló que es totalmente falso pensar que con beber únicamente líquidos se podrá bajar de peso. Explicó que el agua es el único alimento que no aporta calorías. “El agua no va a acabar con la grasa, sino que es todo el proceso de tener una alimentación y un ejercicio adecuado; en el equilibrio de mis nutrientes y agua, ahí si va a tener un papel. Pero no es tomando solamente dos litros de agua y pierdes un kilo, jamás”.
Destacó que si una persona basara su dieta en sólo tomar líquidos, podría aguantar únicamente dos semanas, ya que nuestro cuerpo requiere forzosamente de otros nutrientes para funcionar.
La maestra en Nutrición Clínica indicó que los requerimientos de agua varían entre las personas, dependiendo de si es hombre o mujer, así como el peso y la talla, por lo que la ingesta de líquidos puede ir de 1.5 a 2.5 litros por día. “Una persona que pese más va a tener más requerimientos de líquidos que una persona que pese unos 45 kilos”.
Mónica de Lira subrayó que el tomar líquidos durante el día no implica necesariamente que deba ser solamente agua, sino que puede combinarse con té, infusiones, leche o jugos, de preferencia de fruta natural con poca cantidad de azúcar.
“Si vamos a preparar bebidas que sean a base de frutas, hay que evitar ponerle azúcar, de los jugos es mejor comernos la fruta; podemos prepararnos un té, limitando las cantidades de azúcar y sí beber agua, pero no los 3 litros, lo demás pueden ser otras bebidas; si hago ejercicio puedo llevarme mi botella pero no tomar los dos litros porque puede ocasionar un malestar”.