CDMX.- El velorio para despedir al actor Alfonso Zayas Inclán se vivió en paz y armonía entre amigos y familiares que no tenían más que entrañables recuerdos de “El Rey de la Picardía”.
Portando camisetas coloridas con su nombre e imagen, entre flores y fotografías, sus hijos, nietos, sobrinos y más allegados se reunieron en punto de las 10 de la mañana en una funeraria de la Ciudad de México para brindarle el último adiós mediante una misa.
Y es que si bien será recordado por su legado actoral dentro de las películas de ficheras y comedia, se conmemora más a la persona ejemplar que fue, así lo destaca su viuda Libia García.
“Yo puedo platicar de Alfonso Zayas el hombre, mi esposo por 22 años, mi pareja, mi compañero. ¿Cómo lo recuerdo? Con amor, no tuve otra cosa más que amor.
“Todos bien saben que es una persona que a todo el mundo le ha dado felicidad, risa, es un hombre maravilloso, siempre lo recordaremos así y siempre va a estar junto a mí”, expresó García al finalizar el encuentro.
Zayas, quien padeció diversas enfermedades en sus últimas décadas, siendo el cáncer de próstata la más fuerte, nunca bajó la guardia ni los ánimos; así gozo de su último cumpleaños número 80, edad a la que llegó el 30 de junio.
La última voluntad del Zayas, quien destacó por su humor y picardía junto a histriones como Alberto “El Caballo” Rojas, Lalo “El Mimo”, Luis de Alba, Manuel “El Flaco” Ibáñez y su primo Rafael Inclán, fue ser enterrado junto a sus padres en el Panteón Jardín, y así se cumplió ayer por la tarde.
Pese a su fama de relajiento, el artista no dejó ningún pendiente, de ahí que no habrá disputas entre los miembros de su familia por lo que haya designado en su testamento. (Fernanda Palacios/Agencia Reforma)