Por FRANCISCO VARGAS M.

Una vez que el destacado novillero Diego San Román, guardó la cuarentena por el COVID-19 en San Miguel de Allende, Guanajuato; tiempo que aprovechó para alistarse en diferentes ganaderías entre ellas Marrón, Los Encinos Jorge de Haro, así como otras dehesas del estado de Tlaxcala; viajó el pasado 6 de julio a España.
Una vez que se instaló en el domicilio de su apoderado, el matador en el retiro Alberto Elvira, ubicado en Cercedilla, enclavado en el municipio de la Sierra de Guadarrama, en la Comunidad de Madrid; el joven queretano inmediatamente se metió al campo bravo, propiamente en la ganadería de Fermín Bohórquez, donde tentó varias vacas, haciendo el toreo de reposo y clase, además de continuar afinando aspectos técnicos.
Posteriormente ha visitado otras dehesas de la campiña brava española, esperando y deseando torear y participar pronto en algunas novilladas, una vez que se ha retomado la actividad en dicho país; y por supuesto buscar tomar la alternativa, misma que creemos llegará a ella con todos los méritos por sus triunfos que ha logrado en ruedos de Francia, España, Colombia y por supuesto México, sumando más de 50 festejos; donde en cada actuación siempre confirma que: “La grandeza del toreo es la bella creación del arte, en donde se pone en juego la existencia de la vida sobre la muerte”. (pacovargas_@hotmail.com)