El día de ayer se tuvo el desenlace del torneo de tenis perteneciente a la cuarta Copa Aguascalientes, en donde el joven Diego Balderas obtuvo el campeonato de la categoría Profesional al vencer a Lázaro Navarro, quien es uno de los mejores tenistas del país.
Después de una intensa semana llena de partidos en las canchas de tenis del club Pulgas Pandas, el día de ayer culminó el tradicional Torneo del Pavo, el cual sirvió también para dar cierre al torneo de tenis de la Copa Aguascalientes, contando con tenistas de categoría “AA” y “A”.
Dentro de la categoría Profesional, los finalistas fueron Lázaro Navarro, oriundo de Cuba pero que se ubica en el top 5 a nivel nacional, enfrentando al nacido en Aguascalientes, Diego Balderas, quien lleva el tenis en su sangre al contar con una familia que le ha dedicado su vida al deporte blanco.
A las 10:30 de la mañana se disputó el duelo por el campeonato en la cancha central del club, y a pesar de que Lázaro llegó como favorito a este torneo, al final fue Diego Balderas el que obtuvo el título al ganar con parciales de 6-3 y 6-4.
Así mismo, se disputó el encuentro de dobles entre el mismo Lázaro Navarro junto a Ivar Aramburu, quien también aparece en el top 5 a nivel nacional, enfrentando a los aguascalentenses Alan de Santiago y Jorge “Chonchis” López, partido que terminó 6-1 y 7-6 a favor de Lázaro e Ivar.
Una vez terminado este intenso partido de dobles, se llevó a cabo la premiación, la cual tuvo como invitada de lujo a la presidenta municipal de Aguascalientes, Tere Jiménez, acompañada de Leo Montañez, Guillermo Olguín, Juan Carlos Suárez y Oswaldo Rodríguez, quienes fueron pieza fundamental para realizar este evento.
La alcaldesa de la ciudad reconoció el gran esfuerzo de los tenistas participantes, así como de los invitados, y en la misma cancha central entregó los premios a los campeones y finalistas tanto de singles como de dobles, además de dar clausura de esta gran Copa Aguascalientes, expresando su alegría de contribuir con el desarrollo de este deporte en la tierra de la gente buena.