Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Especialistas en seguridad coincidieron en que será difícil que la Fiscalía General de la República (FGR) pueda llevar a juicio al General Salvador Cienfuegos con base en las pruebas recabadas por Estados Unidos, debido a que éstas pueden resultar no válidas.
“Todas esas pruebas que pudiesen haber sido presentadas en una Corte de Estados Unidos, en México carecerían de todo valor porque, a mi consideración, se obtuvieron de forma ilícita”, consideró el abogado César Gutiérrez.
“Si una persona de alto perfil o que formara parte del Gobierno es investigada tendría que ser notificada por su contraparte, en este caso Estados Unidos, y no existió esa notificación a México, desde ese punto de vista es ilegal cualquier prueba que hayan obtenido”.
Eduardo Guerrero, advirtió que varias pruebas incluidas en el expediente de 700 hojas entregado a México para que se investigue aquí a Cienfuegos, como intervenciones telefónicas o testimonios de testigos, podrían ser declaradas judicialmente improcedentes con base en la legislación mexicana.
Javier Oliva, experto en temas militares, dijo que las intervenciones de comunicación, si es que las hay, no podrían ser utilizadas como pruebas pues no fueron autorizadas por un juez mexicano.