El Congreso de Aguascalientes modificó el Código Civil para suprimir las restricciones matrimoniales basadas en condiciones como discapacidades, el consumo habitual de sustancias, la esterilidad, la disfunción sexual o las enfermedades de transmisión sexual consideradas graves. Esta medida, alineada con los criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, busca cumplir con las resoluciones de amparos que defienden el derecho de las personas con VIH a casarse.
El abogado José Luis Eloy Morales Brand considera esta reforma como un avance en la protección de los derechos humanos y un cese a las prácticas que restringían la elección de pareja en base a criterios discriminatorios.
Con la nueva ley, los individuos que deseen casarse deberán declarar ante el Registro Civil, de forma consciente y voluntaria, su intención de unirse en matrimonio, aun cuando estén al tanto de cualquier impedimento previamente establecido en el Código. Morales Brand resaltó la relevancia de mantener la transparencia y el consentimiento informado durante este proceso para garantizar que ambos individuos comprendan plenamente las implicaciones de su compromiso, incluidos los posibles efectos y riesgos a futuro.
La normativa estipula que ocultar condiciones como enfermedades crónicas, contagiosas o hereditarias, o cualquier otro factor que pueda representar un riesgo serio para los descendientes, podría causar la anulación del matrimonio y generar consecuencias legales, incluyendo acciones penales por contagiar enfermedades sin previo aviso. Este enfoque pretende equilibrar el derecho al matrimonio con la protección de la salud y el bienestar de los cónyuges, promoviendo un fundamento de honestidad y responsabilidad en la conformación de lazos matrimoniales.