Manuel Alejandro Alvarez Torres 
Agencia Reforma

MONTERREY, NL: Ante los señalamientos de infiltración del crimen organizado en las campañas de Morena, la abanderada presidencial de la 4T, Claudia Sheinbaum, aseguró ayer que tienen una estrategia para «blindar» a sus candidatos.

Durante una visita de cinco horas a Nuevo León, donde tuvo reuniones privadas con la estructura de su partido y luego con empresarios, la virtual candidata de la alianza Morena-PT-PVEM aseguró que someten a sus aspirantes a revisiones de las autoridades federales en materia de seguridad.

«Cuando sale la lista de candidatos a participar en las encuestas», dijo en rueda de prensa, «preguntamos a la Fiscalía General de la República y a la Secretaría de Seguridad Pública si tienen algún antecedente para evitar que alguno de nuestros candidatos tenga algún vínculo con alguna banda delictiva».

La ex Jefa de Gobierno de la CDMX respondió así a una pregunta sobre la entrevista del portal Latinus con Celso Ortega, líder del grupo criminal de «Los Ardillos», quien aseguró que negoció con Morena candidaturas en Guerrero y que el cártel de los Zetas financió la campaña de Andrés Manuel López Obrador, en el 2006.