RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

La semana pasada corrió como reguero de pólvora la versión de la renuncia del Gral. Rolando Eugenio Hidalgo Eddy a la titularidad de la Secretaría de Seguridad Pública. No hubo tal. El mismo gobernador se encargó de desmentir el rumor. Es curioso, pero a pesar de que no falta a quien le encantaría que Hidalgo Eddy dejara el cargo, creo que a la mayoría de la población no, pues el General ha cumplido con creces su encargo y prueba de ello es que Aguascalientes se mantiene casi como una ínsula respecto a lo que sucede en gran parte del territorio nacional. Desde luego que no deja de haber actos criminales pero nada comparables a los desórdenes que se suscitan en regiones como Guerrero, Nuevo León, Tamaulipas, Zacatecas, etc., estados en que el solo circular por sus carreteras es un acto suicida.

Hace dos semanas gente cercana a mi familia se trasladó al sureste del país a comprar ganado, pues por lo que me comentaban, en la región y en el norte del país existe una escasez tremenda de ganado y los dueños de empacadoras están teniendo que ampliar su horizonte al sureste mexicano, en estados como Tabasco, Campeche y Chiapas, en donde hay gran cantidad de bovinos, gran parte de ese ganado es de Centroamérica: Honduras, Nicaragua, etc. En fin. En Chiapas mis parientes lograron negociar la compra de varias cabezas de ganado. Cargaron las dos primeras “jaulas” y salieron de un lugar cerca de Palenque. Circularon por las carreteras de Tabasco, Veracruz y Puebla sin ningún problema. Pero al llegar al estado de Querétaro les salieron por la autopista dos camionetas conducidas por agentes ministeriales de aquel estado. Los pararon supuestamente para revisar que todo estuviera en orden, pero ya al estar parados los tráileres los agentes los amagaron con sus armas y les robaron los tráileres ¡con todo y ganado! Los tráileres era nuevecitos, recién los había comprado el ganadero y no le había colocado aún su chip del GPS. Pero resulta que uno de los tráileres, no lo sabían manejar los policías y se llevaron al chofer para que condujera al tráiler hasta el rancho en que desembarcaron el ganado. Al chofer lo dejaron ir como si nada luego de la maniobra. Cuando el chofer llegó con su patrón le comentó a dónde habían llevado tanto los tráileres con las jaulas y el ganado. Y allá fue el dueño de las unidades y del ganado. Se presentó en la policía ministerial a efectuar la denuncia y a señalarles en dónde estaban sus propiedades. Los ministeriales queretanos realizaron una visita al rancho en que estaba el ganado pero no hicieron nada, argumentaron que no había manera de que comprobaran que era el ganado del denunciante. Los tráileres no estaban ahí. Un chofer les comentó días después, que los había visto por Veracruz, circulando como si nada. El total del robo, con tráileres, jaulas y ganado fue de aproximadamente 4 millones de pesos. Y sí, lo robaron los policías, los que supuestamente están para cuidarnos, ante la desesperación de quienes invierten, y arriesgan su dinero, generando empleos en nuestro país.

Por eso el comentario referente a la permanencia en nuestro estado del General Eddy, que contra viento y marea ha mantenido un estado con mucho menos violencia y criminalidad. No podemos compararnos de ninguna manera con los otros estados que viven con el Jesús en la boca. Carlos Lozano lo sabe y ha hecho bien en mantenerlo en el cargo. Desde luego que nadie en la vida es indispensable, pero Eddy se ha aplicado con rigor en beneficio de un estado que le ha brindado su confianza.

 

PRESIDENTE DEBILITADO

El presidente Peña Nieto al final de cuentas y en medio de la desaprobación ciudadana, acudió a la gira que ya tenía programada por China y Australia. Esto, ante el enojo de gran parte de la población que consideró que el presidente salía del país cuando la situación de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa se ha vuelto un problema de grandes dimensiones que ha alcanzado un alto de grado de violencia en el estado de Guerrero y que ha ido permeando a niveles ya muy altos pues las manifestaciones de apoyo a los padres de los estudiantes, clamando por la aparición de los estudiantes, ha llegado a límites insospechados con proporciones internacionales, como lo sería el mismo Vaticano en donde el Papa Francisco ha hablado sobre el tema en sus homilías. Solo que Francisco, sin ambages, ha deplorado el “crimen” de los estudiantes, dándolos ya por muertos, lo cual suena lógico pues es muy difícil que alguien pueda creer que los 43 normalistas están todavía vivos. Solo los padres de ellos que al no tener resultados científicos que comprueben que los restos humanos encontrados son los de sus muchachos, pues mantienen un rayito de esperanza de encontrarlos con vida.

Peña Nieto tuvo sus motivos para no suspender el viaje, aun y con toda la violencia desatada en Guerrero. En donde la gente está pidiendo justicia con actos ilegales que afectan seriamente a toda la población de la entidad y en mayor grado a los comerciantes y al sector turismo, pues luego de observar cómo a principios de la semana fue tomado literalmente el aeropuerto por el grupo de normalistas, con los rostros cubiertos, y padres de familia, para presionar al gobierno tanto estatal como federal, no permitiendo la llegada de aviones en un lapso de tres horas. Molesto fue para los turistas que tenían programada su salida del puerto ya que debieron caminar dos kilómetros para llegar al aeropuerto y la gente que llegaba no podía abandonar el mismo ya que no había transportes. Esto, definitivamente que ha afectado a Acapulco en este puente, pues muchas de las reservaciones fueron canceladas por temor a sufrir este tipo de molestias; a ello habría que agregar el temor a la violencia que impunemente está campeando en ese lugar.

Terrible debe haber sido para el presidente ir a un viaje en donde todo el país lo criticó por abandonar la nave en medio de la tormenta, y trágico porque en ese viaje se iba a enfrentar con su homólogo Xi Jinping quien le pediría explicaciones del porqué canceló la concesión para la construcción del tren de alta velocidad que ya había sido otorgada a la empresa China Railway Construction Corporation (CRCC) para realizar la obra de 210 kilómetros entre la Ciudad de México y Querétaro por un valor de 50,800 millones de pesos (3,760 millones de dólares). La anulación del contrato se dio luego de toda una serie de dudas sobre la transparencia de la asignación.

Como si lo anterior fuera poco, Carmen Aristegui destapó el avispero con la investigación que dio a conocer sobre la compra de una mansión por 7 millones de dólares. Dicha compra ha sido relacionada con el consorcio que iba también a construir el tren rápido a través de una de sus filiales. La casa está ubicada en las Lomas de Chapultepec y fue construida por Ingeniería Inmobiliaria del Centro, perteneciente al Grupo Higa. La casa ya fue bautizada por la población como La “Casa Blanca” y ya salieron los voceros del gobierno a “aclarar” que la casa es de la primera dama y no tiene nada que ver con lo que había sido la adjudicación de la obra.

Como usted podrá darse cuenta, a Peña Nieto le están saliendo problemas de toda índole por todos lados. Quienes lo han visto últimamente, señalan que es un hombre ojeroso y con gesto adusto. Debe de ser. Los problemas que tiene el país aunados a los problemas económicos que están afectando al crecimiento de la industria y la generación de empleos, así como el avance del crimen organizado en diferentes regiones de la nación son como para quitarle el sueño. Y por si eso fuera poco, todavía Peña Nieto tiene que lidiar con problemas de índole familiar pues resulta que su tío Arturo Montiel se ha mantenido en su macho de no devolver a Maude Versini los hijos que procrearon juntos y que por orden judicial se le dio la custodia a la francesa. Montiel –ex gobernador del Estado de México y que incluso fue delegado del PRI en Aguascalientes hace ya muchos años, conociendo en ese entonces a quien luego sería su esposa, la ex reina de la feria de San Marcos, Paula Yáñez, de ella se divorció para casarse con Maude Versini– tiene orden de arresto internacional girada por la justicia francesa, por sustracción de menores, y que tiene validez en México, Europa, América del Sur, del Norte y Central. En México las autoridades no le han hecho nada debido a su cercanía con el presidente y la madre de los tres menores hijos ha sufrido lo indecible a lo largo de más de tres años, en lo que es un caso típico de tráfico de influencias. Increíblemente, y como solo pasa en México, se menciona que Montiel será candidato a diputado federal el año entrante, desde luego que postulado por el PRI.

Indudablemente que a Peña Nieto le vienen tiempos difíciles, muy desgastantes para su gobierno, lo cual es significativo, pues anteriormente los presidentes ostentaban el máximo poder gubernamental en el segundo año de gobierno, dicho poder iba decreciendo a la altura del quinto año que era cuando se designaba al candidato a la presidencia. Hoy, Peña Nieto ve cómo esa simpatía se desmoronó por la tibieza de sus acciones y por allegarse funcionarios que públicamente, en una desafortunada expresión a nivel nacional, manifiestan: ¡ya me cansé! El pueblo está más, mucho más cansado.