RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

Iniciamos ésta semana con noticias interesantes. El lunes el presidente López Obrador dio la noticia, ya esperada, de algunos cambios en su gabinete. Tatiana Clouthier deja la diputación federal para irse como secretaria de Economía. Quien era la secretaria de Economía, Graciela Márquez, fue propuesta como integrante de la Junta de Gobierno del INEGI. La capitana de altura, Ana Laura López, fue nombrada coordinadora general de Puertos y Marina Mercante. Ella sustituye a Rosa Isela Rodríguez, que hace algunas semanas había sido designada como la nueva secretaria de Seguridad Pública, en sustitución de Alfonso Durazo que renunció al cargo para irse como candidato a gobernador de Sonora, abanderado obviamente por MORENA. Otro cambio fue el de Galia Borja Gómez, que dejó la Tesorería de la Federación para irse como subgobernadora del Banco de México. Y al cargo de tesorera de la Federación llega Elvira Concheiro, investigadora de la UNAM y que además tiene 50 años de militar en partidos de izquierda y no tiene experiencia en el ámbito financiero. Ella es doctora en Sociología especializada en estudios de marxismo.
En estos nombramientos hay algunas cosas a resaltar: La primera es que los nombramientos se dieron con puras mujeres. En segundo lugar que de las cuatro solo una tiene experiencia en lo que será su nuevo cargo: Galia Borja, pues deja la Tesorería de la Federación y va, como se le mencionó líneas arriba, como subgobernadora del banco de México. Pero las otras tres nuevas funcionarias no tienen ninguna experiencia en el cargo que ocuparán. El más patente es el de Tatiana Clouthier que va a una secretaría muy importante para la vida económica del país, sin embargo su experiencia en el nuevo cargo es totalmente nula. Tatiana aspiraba a ser la abanderada de MORENA a la gubernatura de Nuevo León, pero hace algunas semanas, cuando el presidente estuvo de gira por ese estado, tuvo una amplia plática con la hija de Maquío; ahí fue cuando la convenció de que abandonara la idea de ser candidata y se integrara al gabinete. La oferta fue tentadora y aceptó. Este cargo no será nada fácil para Tatiana y de no alcanzar las expectativas que de esa Secretaría espera todo el país, podría ser la tumba política de la ahora nueva titular. En el caso de Graciela Márquez, que se va como integrante de la junta de gobierno del INEGI, la idea del presidente es muy clara, pues el año entrante que Julio Santaella deje la presidencia del INEGI, Graciela Márquez será, no lo dude usted, la nueva presidente. Y es que Santaella ha venido actuando con legalidad y ha dado a conocer las estadísticas y datos del país exactos y sin maquillar, lo cual ha molestado sobre manera al presidente, que como siempre cuando algo no le gusta aunque sea evidente que sí es de acuerdo a la realidad, sale con su frase de que “él tiene otros datos”. Ya con la señora Márquez las estadísticas serán a gusto del presidente, lo que terminará con la credibilidad que desde su creación ha tenido este instituto. Que sin duda ha tenido presidentes honorables y muy profesionales, siendo su primer presidente Pedro Aspe, en el año de 1983. Luego siguió Rogelio Montemayor. En la mitad del sexenio de Carlos Salinas y en la primera mitad de Zedillo estuvo Carlos Jarque Uribe. Luego Antonio Puig, Gilberto Calvillo Vives, Eduardo Sojo y actualmente Julio Santaella. Todos dieron excelentes resultados. Pero próximamente las cosas no serán igual, la estadística será al gusto del presidente. Como dato curioso le comentaré que en el sexenio de Venustiano Carranza, quién fue ministro de economía, que en ese tiempo se llamaba de Industria, Comercio y Trabajo, fue Alberto J. Pani. En el sexenio anterior estuvo como secretario de Economía Ildefonso Guajardo, que fue el que llevó todo el peso del nuevo Tratado de Libre Comercio con E.U. y Canadá, lo cual fue toda una odisea pues tratar con un presidente como Donald Trump no fue cualquier cosa. Hoy la señora Clouthier no la tendrá nada fácil y mientras tanto los empresarios del país… ¡a temblar! Pues se ha visto que Tatiana da visos de ser intransigente y cerrada como lo es su ahora patrón.
Otro cambio que es ya esperado es el de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que triste y lastimosamente solo ha sido un adorno en lo que antes era la secretaría más importante, en donde se arreglaban todos los problemas políticos del país y en donde muchos políticos tenían que negociar y buscar el ser palomeados para las diferentes candidaturas de todo el país. Precisamente el ahora titular de la CFE fue uno de los secretarios de Gobernación con más poder, tanto que logró robar descaradamente la presidencia a Cuauhtémoc Cárdenas. No se estima que dure mucho la exministra de la suprema corte en el cargo. La llegada de Marcelo Ebrard a Gobernación está a la vuelta de la esquina y es probable que un paisano, Filiberto Ramírez Lara, regrese por sus fueros a la secretaría en que se inició en el Gobierno Federal.
Otra, esta sí buena noticia fue la que dieron ayer las autoridades de salud relativa a la calendarización de la vacunación contra el COVID-19. ¡Al fin! Esto hace que se empiece a ver la luz del ya muy largo túnel que hemos venido sufriendo a lo largo de casi diez meses. Y qué bueno que llega la vacuna, pues esto se estaba poniendo cada día peor gracias a la cultura de nuestro pueblo, que a pesar de los miles y miles de muertos poco caso han hecho de las indicaciones de taparse la boca, no salir de casa, no acudir a fiestas ni reuniones, etc. La población sigue como si nada a pesar de lo que les puede suceder, lo cual es inconcebible.
Por último, le comento que ayer me enteré del fallecimiento de Don Ángel Gómez Granados, a quién conocí cuando fue jefe de prensa en el sexenio de Otto Granados. Fue un hombre que manejaba con mucho profesionalismo todo lo referente a la comunicación social del gobierno estatal así como la imagen del gobernador. Conformó un excelente equipo de colaboradores. Su trato con la prensa, los directores de medios, los periodistas y demás comunicadores fue además de amable muy profesional. En lo personal me tocó viajar en los pool de prensa en visitas del gobernador con varios secretarios de estado, cuando realizaba negociaciones para traer proyectos y beneficios a Aguascalientes. Descanse en paz Don Ángel Gómez.

¡Participa con tu opinión!