Este 10 de mayo se conmemora el Día Mundial del Lupus Eritematoso, una fecha crucial para la sensibilización y reconocimiento de esta enfermedad autoinmune que afecta a miles de personas en el mundo, afirmó Adolfo Tello Esparza, presidente del Colegio de Reumatólogos.
El lupus es una enfermedad compleja y multifacética, causada por un desajuste en el sistema inmune que ataca por error sus propias células y tejidos, provocando inflamación y daño en varios órganos y sistemas. Esta condición afecta principalmente a las mujeres, con una proporción de 9 a 10 de ellas por cada hombre. Es preocupante su capacidad para afectar múltiples órganos y sistemas del cuerpo, incluyendo las articulaciones, la piel, las células sanguíneas y los tejidos que rodean los pulmones y el corazón.
Además, se destacaron los avances significativos en el tratamiento del lupus en las últimas décadas. Gracias a una amplia variedad de opciones terapéuticas, muchas personas con lupus pueden llevar una vida relativamente normal con un manejo adecuado de la enfermedad. Aunque no existe una cura definitiva para el lupus, el control de los síntomas y la prevención de complicaciones son objetivos alcanzables con el tratamiento adecuado.
Por su parte, Diana Paola Barrón Morales, una joven paciente de lupus, detalló que su camino no ha sido fácil; sin embargo, ha encontrado fuerza en el apoyo de su familia y el cuidado de su equipo médico. A lo largo de su tratamiento, que incluye una combinación de medicamentos y cuidados especiales, ha experimentado altibajos. Una recaída en diciembre pasado la obligó a tomar la difícil decisión de dejar su trabajo en la industria hotelera, una pasión que ahora espera recuperar en el futuro.
Con sólo 24 años, Diana Paola es un ejemplo de coraje y determinación. A pesar de los desafíos físicos y emocionales que enfrenta, mantiene una actitud optimista y un firme compromiso con su bienestar. «Es una enfermedad muy complicada, pero al final de cuentas, hay que aceptarla y vivir con ella», concluyó.