Cada 23 de mayo en México se celebra el Día del Estudiante, teniendo su historia en un importante movimiento estudiantil en los inicios del siglo XX, en donde en 1929 alumnos se mostraron inconformes ante las autoridades universitarias en la Ciudad de México por haber agregado un año a la educación preparatoria y por cambiar los exámenes profesionales en la Facultad de Derecho, lo que desembocó en una huelga declarada el 9 de mayo. Dichas protestas y huelga provocaron presión para que el 23 de mayo lograran la autonomía de la hoy Universidad Nacional Autónoma de México, la máxima casa de estudios de nuestro país.

Por lo que a partir del siguiente año se comenzó a celebrar en honor a aquellos valientes jóvenes que se levantaron en busca de autonomía y libertad académica.

Pero es importante que nos preguntamos ¿Qué es ser estudiante? El estudiante es una en la etapa en la juventud donde se comienza a adquirir madurez, donde se comienzan a tejer las bases del ciudadano, ese que comienza a tener un sano y gradual alejamiento de su familia, para adoptar un estilo de vida influido por factores como: sus compañeros, el impacto de figuras guías como sus maestros, el tipo de sociabilidad que adopta, sus opciones ideológicas y hasta políticas.

Los estudiantes, no solo son receptores de conocimiento, sino que tienen que ser agentes activos en la construcción de sociedades más justas, prósperas y democráticas. Su acceso y privilegio a tener una educación, no solo les brinda oportunidades individuales, sino que también debe de contribuir al desarrollo social y económico de sus comunidades, ciudades y el país mismo.

La celebración del Día del Estudiante debe ser un recordatorio de la importancia de empoderar a los jóvenes por medio de la educación, proporcionándoles las herramientas y habilidades necesarias para enfrentar los desafíos actuales, futuros y globales.