Por la madrugada de este viernes los clavados volvieron a la actividad, esta vez en los preliminares del trampolín de 3 metros femenil individual con dos mexicanas teniendo actividad y buscando su pase a las semifinales de la prueba. Este fue un evento con un sentimiento especial ya que una de las mexicanas logró avanzar a la siguiente ronda, mientras que la otra protagonizó un difícil momento.
Con tan solo 18 años, Aranza Vázquez Montaño fue de menos a más a lo largo de los cinco clavados, escalando posiciones poco a poco hasta instalarse en la octava posición de la tabla general al totalizar con 294.30 unidades, que fue suficiente para clasificar a las semifinales al tener a 18 competidoras en esa instancia. Lamentablemente, la que no pudo sellar su pase fue la clavadista más experimentada, Arantxa Chávez Muñoz que en su tercer clavado fue víctima de la inercia en el trampolín y salió disparada a la alberca prácticamente de soldadito, teniendo un cero de clasificación que la mandó al fondo de la tabla y quedando eliminada de forma prematura.
Al final de la prueba Muñoz no pudo ocultar la tristeza al estallar en lágrimas por lo sucedido. Atletas mexicanos, sobre todo de clavados, se fueron de inmediato a apoyarla a través de redes sociales como Rommel Pacheco que le dio el espaldarazo que en momentos así es una bocanada de aire puro. Este sábado a la una de la mañana se disputó la ronda de semifinales esperando que Vázquez Montaño pueda seguir avanzando de ronda y ¿por qué no?, sorprender con alguna presea a su corta edad.