Atentan contra el Centro Ecológico “Los Cuartos” en Jesús María tras la aprobación por parte del Cabildo del Municipio para modificar el uso de suelo ecoturístico en comercial y habitacional de tipo particular, lo que representa un severo golpe a la conservación de áreas naturales y de recarga para el estado, denunció el director de Educación Ambiental de dicho Centro, Israel Roque Moreno.

El activista comentó que dicho centro tiene más de 86 mil metros cuadrados y está protegido en el Programa de Desarrollo Urbano del Municipio de Jesús María 2017-2040, sin embargo a través de un edicto, el Cabildo del Ayuntamiento de Jesús María anunció su intención de modificar el uso de suelo Ecoturístico que tiene el actual Centro Ecológico “Los Cuartos” para convertirlo en uso de suelo comercial y habitacional tipo particular, lo que implica un severo golpe a la conservación de las áreas naturales y de recarga para el estado, y con esta modificación se prevé que sólo queden 10 mil 483 metros cuadrados que sería el área colindante al sur de la ex hacienda y Centro Eco Turístico “Los Cuartos”.

La empresa OPSA Obras Proyectos, S.A de C.V. sería la encargada de fraccionar dicho terreno para la construcción de viviendas en un área de 76 mil 494.519 metros cuadrados y promete respetar el resto del área catalogada para ecoturismo y donarla al municipio de Jesús María.

Ante esta situación, Roque Moreno dijo que el Centro Ecológico “Los Cuartos” hizo una serie de solicitudes al Municipio de Jesús María para conocer el inventario forestal de esta zona que colinda con ellos, toda vez que es catalogada como reserva forestal. “Ellos identifican un total de 1,325 árboles, de los cuales, no están contando arbustos y árboles bajos. Nos reportan cerca de 300 árboles que estaban enfermos o secos y aún así son más de mil árboles de los cuales respecto a lo que nosotros habíamos estado forestando, nuestra cantidad es mucho mayor a ésta”.

Por lo pronto, dijo que ya ingresó maquinaria al lugar para hacer todo el proceso de aplanado y deshierbe, además de zanjas en el perímetro del predio. “No sabemos qué tan avanzado vaya su proyecto y más con estas medidas que anunciaron desde el mes de marzo pasado”.

Por ello, resaltó que la Fundación Miguel Ángel Barberena va a proceder jurídicamente, por lo que analiza los recursos legales para intervenir. Por lo pronto ya hicieron varias solicitudes, entre ellas del Manifiesto de Impacto Ambiental para ver qué acciones se interpusieron con la cantidad de árboles que ya fueron retirados y las medidas que se tomaron y si fue lo adecuado, además de la problemática que se tiene por ser un área natural dedicada a la conservación.