Staff
Agencia Reforma

BUENOS AIRES, Argentina.- Javier Milei sacó la motosierra.
El nuevo Gobierno de Argentina anunció las primeras medidas con el que pretende sacar al país de la profunda crisis económica en la que se encuentra, entre ellas una devaluación de su peso de 54 por ciento.
El Ministro de Economía, Luis Caputo, anunció las acciones a tomar como:
– Elevar el dólar oficial de 366 pesos argentinos a 800, lo que representa un incremento de casi 119 por ciento e implicó una disminución en el precio del peso de 54.2 por ciento.
– Recorte de empleados públicos
– Suspensión de la obra pública
– Cancelar publicidad del gobierno
– Reducir al mínimo las transferencias a las provincias
– Reducción de los subsidios al transporte y la energía
– Recorte de apoyo a las provincias
– Reducción de Ministerios de 18 a 9
Esas medidas forman parte de la llamada «terapia de shock» que advirtió Milei el domingo en su discurso inaugural.
«Estamos frente a la peor herencia de nuestra historia», dijo ayer Caputo en un mensaje previamente grabado.
«Vamos a estar durante unos meses peor que antes, particularmente en términos de inflación. Si seguimos como estamos, no tengan dudas que vamos a una hiperinflación. Nuestra misión es evitar una catástrofe».
Desde hace años, los argentinos tienen restricciones para la compra de dólares, lo que se conoce popularmente como «cepo»; ello, fortaleció un mercado ilegal sobre el cual se rigen los precios de la economía. La devaluación en el mercado oficial apunta a equiparar ambas cotizaciones.
El plan fue bien recibido por el FMI, con el cual Argentina mantiene un programa crediticio por 44 mil millones de dólares.