Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Nueve días antes de que el Presidente Andrés López Obrador anunciara la “guerra contra el huachicol”, Petróleos Mexicanos (Pemex) registró en un lapso de 10 horas una pérdida de 18 mil 210 barriles o 2 millones 895 mil 390 litros de gasolina en el poliducto Tuxpan-Tula.
El 27 de diciembre de 2018, el Presidente anunció una cruzada contra el robo de hidrocarburos, con un Plan Conjunto de Atención a Instalaciones Estratégicas de Pemex.
En aquella ocasión, informó que la sustracción ilegal de combustibles era de 60 mil millones de pesos. A los pocos días, el país empezó a sufrir un desabasto de combustible no visto en décadas.
Pero una semana antes, entre las 18:45 horas del 18 de diciembre de 2018 y las 5:00 horas del día siguiente, en el poliducto de la empresa productiva del Estado estaba descendiendo
De acuerdo con una investigación de Pemex y la Fiscalía General de la República, el robo registrado en ese lapso equivale al 24 por ciento de toda la gasolina regular y Premium que fue inyectada en el ducto durante los primeros 31 días de la actual Administración.
Entre el 1 y el 31 de diciembre de ese año, se suministraron 75 mil 800 barriles del combustible y se recibieron 40 mil 50.
Aunque en principio se pensó que la sustracción fue de 35 mil 240 barriles, la cantidad se ajustó porque Pemex aclaró a la FGR que fue colocado un empaque de 17 mil 30 barriles para generar presión en el ducto y así estar en condiciones de operar.
Cada barril contiene 159 litros, por lo que la sustracción registrada en ese breve lapso fue de 2 millones 895 mil 390 litros.
En diciembre de 2018, la empresa a cargo de Octavio Romero reportó que diariamente eran robados 58 mil 200 barriles de hidrocarburos en todo el país, aunque la sustracción de unos días atrás ocurrió en una sola red de distribución y sólo de gasolina.
Javier Emiliano, González del Villar, director General de Pemex Logística, denunció ante la FGR que los funcionarios a cargo del control del ducto debieron suspender su operación cuando advirtieron las variaciones del petrolífero y no lo hicieron.
Pemex presentó a la FGR un cronograma del robo: a las 18:45 horas, el desvío era de 701 barriles por hora; a las 20:00 horas, de mil 703 por hora; a las 21:00 horas, de 2 mil 389 y a las 22:00 horas, de 3 mil 98 barriles por hora.
A partir de ese momento, el promedio de la sustracción empezó a descender hasta cerrar con 481 barriles en la última hora en que operó el ducto.

La sangría
Promedio de barriles que fueron desviados del poliducto 16-14, Tuxpan-Tula, entre el 18 y 19 de diciembre pasado:

18:45 horas 701
20:00 horas 1,703
21:00 horas 2,389
22:00 horas 3,098
23:00 horas 2,573
00:00 horas 2,345
1:00 horas 2,372
5:00 horas 481 barriles