Hugo Lazcano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Diecisiete artistas mexicanos fueron retenidos en Madrid con Nacho Cano, fundador del grupo musical Mecano y director del musical «Malinche», para demostrar su estancia legal en España.
Los connacionales fueron interrumpidos en sus clases de baile, canto y acrobacia por 13 policías españoles que los llevaron a una comisaría para demostrar su estadía en España.
«Creí que era una broma», contó Ana Karen Espinosa Fonseca a Grupo REFORMA, bailarina de flamenco de León, Guanajuato.
«Creí que era parte… hasta buscaba las cámaras (escondidas)… decía: ‘¿Esto qué es?'», relató la joven de 28 años, quien es una de los 17 mexicanos que llevan siete meses en Madrid becados por el musical en un programa de formación artística.
Al acudir a averiguar qué pasaba, Cano, reclutador de los jóvenes, fue retenido 10 minutos en los que se le fichó, pero no fue detenido.
Los medios ibéricos propagaron que el músico español había sido arrestado por «contratar a inmigrantes irregulares».
Ana Karen precisó que les hicieron preguntas inducidas sobre cuántas horas trabajaban al día, si estaban contratados por Cano, y si tenía malos tratos hacia ellos o si coqueteaba con algunos.
En posterior conferencia, Cano aclaró que goza de total libertad y que esta «persecución» es una maniobra política dada su simpatía y apoyo a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, rival política del Presidente Pedro Sánchez.
«Se nos engañó, se nos dijo que sólo se nos iba a identificar en comisaría. Se nos hizo declarar como víctimas de un delito el cual no entendemos ni estamos de acuerdo», contó la joven artista.