Diana Gante 
Agencia Reforma

CDMX.- El Gobierno tiene detenidas inversiones de 10 mil 607 millones de dólares en centrales eléctricas privadas, principalmente de renovables y gas natural.

De acuerdo con una revisión de proyectos en trámite ante la Comisión Reguladora de Energía (CRE), al 10 de junio pasado el organismo mantiene en carpeta 80 solicitudes de permisos de generación, los cuales suman 9 mil 827 megawatts de capacidad.

Se tienen detenidas 37 centrales solares, 12 de proyectos eólicos, 23 de gas natural, 2 mini hidráulicos, 4 de biogás, uno de bagazo de caña y un híbrido (sol y viento).

Del total de los permisos, 37 fueron presentados entre mayo y diciembre del año pasado y el resto entre enero y junio de este año.

Adicionalmente, el órgano regulador mantiene el freno a 140 solicitudes de modificación y transferencia a permisos de generación, 75 presentados desde 2019 y 65 durante los primeros seis meses del año, cuyos datos de capacidad o inversión no son detallados.

Dichos trámites, según la propia página de la Comisión y el artículo 23 del reglamento de la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), deben resolverse en un máximo de 60 días hábiles a partir de ser admitidos a trámite, pero al menos 35 solicitudes y 75 modificaciones, fueron presentados desde 2019.

Tales retrasos incumplen lo establecido en el artículo 130 de la LIE, donde se refiere que los permisos serán otorgados por la CRE después de presentar la solicitud y cumplir con los requisitos.

Elie Villeda, especialista del sector eléctrico, explicó que los proyectos tienen distintas fases de desarrollo, siendo el permiso de generación uno de los más importantes, y de no contar con él, se ponen en riesgo diversos compromisos de la compañía como el financiamiento.

“El hecho que se sigan acumulando los permisos de generación, impacta hacia la confianza del inversionista en el País, ya que en la ley están muy bien estipuladas las razones por las cuales se puede retrasar el permiso o las razones por la cuales negarlo.

“Cuando ya tienes el financiamiento del proyecto y este es impactado en los tiempos, puedes llegar a la cancelación de la inversión, lo que pone en riesgo al proyecto”, señaló.

Paul Sánchez, director general de Ombudsman Energía México, recordó que existe una negativa que viene desde la Secretaría de Energía (Sener) para limitar la entrega de permisos porque considera que existe un exceso de proyectos.

“La generación es una actividad que ya no está reservada al Estado y está bajo los principios constitucionales de libre competencia y concurrencia, es decir no hay razón para que el Estado niegue un permiso”, señaló Sánchez.