Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Tribunales federales están ordenando a universidades públicas que admitan estudiantes sin que éstos paguen una sola de las cuotas que, en casi todas ellas, deben erogar para ser admitidos.
Lo anterior, como consecuencia de la reforma de mayo de 2019 al artículo tercero de la Constitución, que por primera vez estableció la educación superior que imparte el Estado como «obligatoria» y «gratuita».
Tribunales colegiados de circuito de San Luis Potosí y Chihuahua dictaron, entre septiembre y noviembre, al menos cuatro sentencias en las que ordenaron a las universidades autónomas de ambas entidades reinscribir a alumnos que no quisieron pagar las cuotas previstas.
«Si a través de la citada reforma constitucional el Poder Reformador, en virtud del principio de progresividad, hizo extensiva la característica de gratuidad (accesibilidad económica) a la educación superior impartida por el Estado
«Entonces, es evidente que a partir de la entrada en vigor del referido Decreto toda persona tiene derecho a que la educación superior que imparta el Estado sea gratuita y, en consecuencia, se tornó exigible la obligación correlativa de éste», afirmó el Primer Tribunal Colegiado Civil y Administrativo en San Luis Potosí.
El 27 de noviembre, el Primer Tribunal Colegiado Penal y Administrativo en Chihuahua publicó una tesis derivada de tres amparos, en los que ordenó a la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH) reinscribir sin previo pago a los alumnos que se ampararon, así como permitirles el ingreso a clases y aplicarles los exámenes correspondientes.
Antes de la reforma de 2019, la Suprema Corte de Justicia había establecido que no había derecho a educación superior gratuita, salvo que los Estados lo previeran en sus constituciones locales, como sucede en Michoacán.
Las universidades públicas dependen sobre todo de subsidios de los gobiernos locales y federal para operar. De enero a marzo de 2020, por ejemplo, la UASLP tuvo ingresos de 750 millones de pesos, de los que solo 28.2 millones fueron por cuotas y colegiaturas.