Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores continuamos y concluimos con el apartado que hemos destinado después de 19 entregas en torno a cómo deben prestarse los servicios públicos de agua, cabe recordarles que esto no es todo, fue sólo un bosquejo de la necesidad de un rubro financiero y contable, respaldado en la planeación y en el marco legal existente, imperfecto o muy imperfecto, pero se puede trabajar aun así, lo idóneo es diseñar un marco legal apto e integrar los demás componentes de un proceso complejo como es la prestación de los servicios de agua potable, alcantarillado y saneamiento.

Conforme a lo expuesto la semana pasada con relación a la “Determinación de la inflación de costos y gastos”, resulta que es importante llegar a una conclusión y articular lo expuesto en una síntesis que puede resumirse en lo que podemos denominar la ponderación final de todos los conceptos, mismos que me permito enunciárselos:

  1. Se obtiene la suma de los pagos valorizados al costo inicial o del mes anterior. 2. Se obtiene la suma de los pagos valorizados al costo del mes de análisis. 3. Se obtiene la diferencia de ambos montos, que representa el incremento del periodo. 4. Se obtiene el incremento porcentual del periodo; y 5. Se obtiene el incremento porcentual ponderado por concepto.

Con los datos que se obtengan, se pueden realizar diversos análisis para la toma de decisiones, que son fundamentales y determinantes para darle solidez financiera a un organismo operador, reitero que esto es tan sólo un componente, porque no debe olvidarse como lo he compartido con ustedes amables lectores cada semana, que el sector agua es colosal, y no hay ningún especialista en el mundo que conozca a fondo los sectores agropecuario, ambiental, industrial y uso público urbano e incluso el energético. Y dentro de cada uno de ellos hay sus divisiones, las cuales demandan especialización, aunque lo posible es conocer el lenguaje técnico de cada área y establecer puentes de entendimiento. Para articular y ensamblar los componentes de este sector.

Continuamos manifestando que en conjunto lo anterior, nos permitirá compilar y clarificar lo siguiente: 1. Es necesario calcular la eficiencia electromecánica de todos los equipos y reemplazar todos aquellos que tienen un consumo superior al óptimo y con ello obtener ahorros en el concepto de energía eléctrica. 2. Es necesario calcular el monto de cada una de las prestaciones, para que, en la siguiente negociación del contrato colectivo, se trate de reducir el impacto de los incrementos. 3. Se requiere analizar el volumen consumido de los materiales que inciden más en los costos, para optimizar, racionalizar o limitar su consumo, sin afectar la operación. 4. Se requiere analizar la productividad de los servicios subcontratados, para contratar únicamente la cantidad estrictamente necesaria. 5. Si suponemos que el resultado final global, fue de un ejercicio, debemos revisar nuestra tarifa, ya que un incremento por ejemplo en los costos del 11.70%, nos descapitalizará inevitablemente en el corto plazo, por lo que se requiere de un incremento inmediato sin dudarlo de aproximadamente del 12.00% y una indexación mensual igual o superior del 1.00%, que nos garantice que los ingresos permanecerán con el mismo poder adquisitivo en el tiempo. De lo contrario el colapso será inevitable.

Podrá pensarse que con lo que acabo de exponer, basta y con ello, indiscutiblemente al momento y en muy corto tiempo la solvencia de un organismo operador destacará y saldrá adelante, pensar eso es erróneo, tan erróneo como gritar a los cuatro vientos “yo tengo la solución al problema”, y en efecto, los escuchamos y no pasan de la simpleza y lugares comunes, nadie tiene todo el conocimiento, resolver la problemática de un organismo operador demanda la visión interdisciplinaria y trabajar por equipos, no con relleno de personal que no guarda interés y que además quiere el puesto como trampolín político electoral, o una simple fuente de empleo como pago a favores políticos y que de ahí salga el dinero para realizar lo único que sabe “acarrear gente el día de la elección”, eso no sirve, y es parte del lastre, parte del origen de los malos resultados.

La planeación, el marco legal y sus reformas que sean pertinentes, así como el diseño del marco reglamentario y administrativo. Entonces amable lector, el primer paso ya está, lo otro es realizarlo y tener paciencia para ver los resultados, de lo contrario, la inercia nos llevará al colapso de los servicios, la mayor parte de los organismos están muy próximos a ese fatal destino. Recuerden amables lectores, la importancia de emprender acciones tendientes a que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com